Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Grupo Campos de Golf

Blog del grupo Campos de Golf

Carlos Gómez Piqueras

Hola, tuve la oportunidad de ser Gerente de un importante campo de golf de tipo comercial (no de socios) en un destino tur√≠stico. Trabaj√© all√≠ casi dos a√Īos y, aunque hubo alguna visicitud dura propia de la direcci√≥n de una empresa, en general guardo un buen recuerdo de esa etapa.

 

Alrededor de la Gestión de Campos de Golf hay muchos elementos complejos, algunos inherentes a la Gestión de cualquier PYME, otros relacionados con el sector turismo - ocio y otros específicos del Golf. 

 

El primero que hay que plantearse es para qué y dónde se construye un campo de golf.

 

De un lado, es frecuente que la g√©nesis de un campo de golf surja para facilitar una gesti√≥n estrictamente inmobiliaria. En este caso, muchas veces el problema viene a√Īos despu√©s, cuando los promotores iniciales ya no est√°n vinculados a la gesti√≥n y el Campo pierde su principal misi√≥n: corre el riesgo de languidecer y poco a poco un mal mantenimiento y una nula inversi√≥n lo llevan a ser insostenible por su falta de competitividad frente a otros campos m√°s modernos. Eso, contando conque la promotora haya propiciado un trabajo serio y no haya "dado gato por liebre" en la propia construcci√≥n del campo (algunos ni se terminan y pasan a proyecto futuro con car√°cter permanente).¬†

 

De otro lado, si la construcción está asociada a un proyecto turístico (Resorts...), aunque combine una parte de promoción inmobiliaria, y la oferta del Campo es parte inherente a la competitividad de los establecimientos turísticos y/o del Destino, tiene más posibilidades de durabilidad en el tiempo.

 

Una tercera v√≠a es cuando un grupo de jugadores es el promotor del Campo pero no pueden optar porque la forma sea s√≥lo de Club de Socios y "convencen" a un Ayuntamiento para desarrollar un campo p√ļblico o mixto, con el valor a√Īadido de su posible atractivo tur√≠stico para la comarca.

 

Entre las malas prácticas asociadas a algunos proyectos de construcción de campos de golf un ejemplo puede resultar revelador. Una vez un empresario que estaba "lanzado" a construir  varios campos., ante una sugerencia mía de buscar un asesoramiento profesional especializado me dijo literalmente "A mi me importa un h. el golf, yo lo que quiero es vender chalets".

Obviamente  no es difícil deducir cuál hubiera sido su contestación a regar con agua depurada, ser lo más respetuoso posible con el medio ambiente, plantar céspedes de baja necesidad de riego, la viabilidad futura del campo, la calidad  técnica del recorrido, etc.

 

El Golf no ha progresado m√°s en Espa√Īa (aunque haya crecido su oferta) por diferentes razones:

1) Una fuerte demagogia política - ecologista, que ha asociado su desarrollo al agua para su riego especialmente, opiniones sustentadas en una profunda ignorancia de los sistemas de construcción y de mantenimiento de campos de golf sostenibles. Es más correcto políticamente criticar un campo de golf que una agricultura intensiva e ineficiente en el uso de recursos hídricos, cuando no claramente contaminante con pesticidas, etc.

2) El miedo esc√©nico de muchos pol√≠ticos ante dichas cr√≠ticas (para la ex-ministra de M.A. el Golf era el peligro p√ļblico n√ļmero 1), especialmente sustentada en que el golf es un actividad elitista.

3) Una gran dosis de especulación inmobiliaria, apoyada en una insuficiente planificación del territorio y una galopante corrupción administrativa y política.

4) La falta de suficientes profesionales cualificados en el sector (Esto va cambiando poco a poco, aunque la relación oferta - demanda laboral manifiesta graves carencias de profesionales).

 

Especulaciones inmobiliarias aparte, conseguir hacer rentable y sostenible un campo de golf no es tarea fácil, pero sin duda es posible y muy necesario para nuestra competitividad turística y residencial, aunque no vea tan claro que deba estar excesivamente vinculada a destinos maduros de sol y playa. 

 

Es m√°s, aunque sorprenda a alg√ļn ecologista bien intencionado, un buen proyecto de golf construido en zonas concretas, puede ser una buena alternativa de desarrollo sostenible medioambientalmente y sustentable econ√≥mica y socialmente. Los campos de golf¬† son de facto una ayuda¬† frente¬† al cambio clim√°tico, la desertizaci√≥n y¬† pueden contribuir a la biodiversidad¬† (l√≥gicamente¬† con una gesti√≥n responsable¬† y cualificada).¬†

 

Sin duda el golf puede ser una oferta complementaria determinante para muchos destinos tur√≠sticos, aunque no hay que convertirlo tampoco en la panacea tur√≠stica universal. Desde luego a nivel general de Espa√Īa, como macrodestino internacional, hay que apostar decididamente por √©l, aunque despu√©s cada destino regional o local deber√° ver si encaja con su territorio y con su oferta.

 

Por √ļltimo, el golf puede ser (y ya lo es en muchos casos) un magn√≠fico complemento para nuevas ofertas alojativas residenciales relacionadas con personas mayores. La combinaci√≥n de Alojamientos / Residencias de nueva generaci√≥n dirigidas a personas con niveles bajos o medios de dependencia, complementadas con campos de golf, son una gran alternativa complementaria tambi√©n de la tur√≠stica. Sea para turistas, residentes temporales o residentes permanentes.¬†

 

Las claves al final, como en tantas otras cosas, son: profesionalidad - conocimiento, ética y responsabilidad social, innovación e imaginación y huir de posiciones demagógicas.

Tags: Golf, sostenibilidad, turismo responsable, diferenciación, conocimiento, resorts
Licencia: Reconocimiento
A√Īadir comentario 3 comentarios
Magdalena Camps
#1 mcamps dice:

Hola Carlos, genial tu post. Como dices, la idea del campo de golf casi nunca es vista con buenos ojos. Yo, personalmente, siempre he tenido cierto prejuicio, pero bien es verdad que debe tenerse todo en cuenta y analizar todos los puntos vinculados a esta actividad. Y con ello, fundamental tener en cuenta las claves que propones al final, cuanta razón :-)).

Saludos!

Escrito el 26 de Junio de 2008, hace m√°s de 5 a√Īos
Carlos Gómez Piqueras
#2 Pirineos dice:

Hola Magdalena, gracias a tí por lo de genial!

Al golf le pasa como al Turismo y como a muchas cosas, que distintas malas pr√°cticas enturbian la imagen de algo que b√°sicamente es positivo.

El golf desde el punto de vista deportivo es magnífico (sobre todo si se anda, pues los buggies lo desvirtuán un tanto), es un deporte para todas las edades, que permite competir a personas de diferentes niveles, que se realiza en un medio natural saludable y para personas jubiladas tiene grandes ventajas (ocupa tiempo y sin darse cuenta hacen un ejercicio muy completo).

El golf desde el punto de vista turístico es un magnífico aliado para muchos destinos, pues no sólo es un complemento para turismo vacacional, sino para turismo de negocios, eventos, etc.

Y desde el punto de vista ambiental, bien planificado, protege grandes áreas frente a una construcción de viviendas u otros desarrollos mucho más agresivos.

Naturalmente, como nada es perfecto, el mayor impacto es en la fase de construcción. El impacto ambiental de la construcción de un campo de golf debe analizarse seriamente, a veces podrá hacerse sin grandes problemas, otras deberá preservar zonas y tener algunas restricciones y en otras ocasiones sencillamente no deberá autorizarse por la Administración (muchas veces con escaso conocimiento también).

Igual que hablamos de un Turismo Responsable podemos hablar de un Golf Responsable...

Escrito el 27 de Junio de 2008, hace m√°s de 5 a√Īos
Pablo Villa Livi
#3 pablovilla dice:

Hola Carlos, comparto en 100% tu opinion.

Escrito el 2 de Abril de 2009, hace m√°s de 4 a√Īos