Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Rincón web de JuanSobejano
Juan López Sobejano

Juan Sobejano

Hablamos de calidad, RRHH y gestión hotelera, de sostenibilidad de destinos, de marketing turístico y de Turismo 2.0

Juan López Sobejano
Publicado por JuanSobejano el 4 de Julio de 2008

S√≠, lo se, en ocasiones escribo unos art√≠culos extra√Ī√≠simos, nacidos de ideas peregrinas o cogidos por los pelos. Qu√© quereis, son fruto de mi lado friki (no desespereis, todos tenemos un lado friki, lo que pasa es que algunos no lo saben).

Bueno, el caso es que el otro d√≠a, volviendo de Foro Hosteltur, pusieron en el tren la pel√≠cula Ratatouille. Para los que no la¬†hayais visto, trata de Remy, una rata con un gusto exquisito que se niega a comer lo que las dem√°s ratas y quiere hacerse un gran cocinero. Es una muy buena pel√≠cula, muy recomendable no s√≥lo para los peque√Īos.

El caso es que viendo la película me dio por pensar (peligro, peligro) y me surgieron varias ideas.

El talento está la mayoría de las veces oculto. Tenemos un sistema de gestión, y los hoteles son un claro ejemplo, en que no permitimos que surja el talento. Preferimos trabajadores obedientes  a trabajadores creativos. Y, sinceramente, creo que esta es una estrategia perdedora. Nadie puede esperar que Remy tenga talento para la cocina, pero lo tiene, y termina demostrándolo sobre todo porque hay gente (Linguini, Tatou y Anton Ego) que creen en él. Debemos fomentar mecanismos que permitan reconocer e incentivar el talento.

Es bueno rectificar. O mejor dicho, no es malo. Hay una muy fuerte resistencia de los directivos a rectificar, consideran que es un signo de debilidad, y cuando han de cambiar una decisi√≥n la envuelven en razonamientos extra√Īos que en ocasiones tratan de derivar la culpa hacia otra persona. Rectificar, y reconocer la rectificaci√≥n, da un halo de honestidad y genera confianza. Anton Ego es el cr√≠tico m√°s duro y enemigo del restaurante donde trabaja Remy, un personaje siniestro, pero cuando comprende su equivocaci√≥n es capaz de reconocerlo incluso perdiendo todo su prestigio como cr√≠tico. La verdad y la honestidad por encima del ego.

El poder de la colaboraci√≥n. Nada se consigue solo, o al menos se consigue la √≠nfima parte de lo que se consigue aunando esfuerzos. Un hotel es un proyecto com√ļn en el que todos son importantes y todos han de estar motivados. Repartir la responsabilidad implica repartir el m√©rito. Ning√ļn directivo triunfa en un hotel sin una buena plantilla detr√°s. Tal vez el mayor m√©rito que puede tener un directivo es crear una gran plantilla y dejarla trabajar. Remy tiene un momento de zozobra cuando se queda solo ante un restaurante lleno de comensales. Es entonces cuando todas las ratas de su familia acuden en su ayuda y colaboran para que la jornada sea un √©xito. Por otro lado, ante la imposibilidad de mostrarse, Remy recibe la colaboraci√≥n del pinche Linguini, que pone la imagen mientras la rata pone el talento. Es una colaboraci√≥n de la que ambos se benefician.

Todos tenemos un lugar donde somos valiosos. No importa que no lo parezca, todos somos validos para trabajar en un hotel, sólo hemos de encontrar nuestro lugar. Cualquier persona tiene valores que sabresalen sobre el resto (fuerza, capacidad de trabajo, don de gentes, gestión de crisis…) y que le permiten aportar un activo a la organización. Linguini, el pinche, es un pésimo cocinero, pero un gran camarero y sobre todo un magnífico trabajador en equipo.

Puede haber más reflexiones, pero me gustaría que quienes hubierais visto la película las aportarais. Y si no de esta película de otras que os hayan hecho pensar. Animo, aportad vuestro movie management.

Tags: Gestion
Licencia: Reconocimiento
A√Īadir comentario 2 comentarios
Carlos Gómez Piqueras
#1 Pirineos dice:

¬°Genial! El post

Escrito el 5 de Julio de 2008, hace m√°s de 5 a√Īos
Esther Mascaró Puntí
#2 Esther dice:

Juan, queremos m√°s frikis como t√ļ.
Me encant√≥ la pel√≠cula y me ha encantado tu post, porque sigo pensando que el contar cuentos no ha perdido su vigencia, y que si los humanos se han contado cuentos desde el a√Īo cero, por algo ser√°. Extraer moralejas, lecciones o ejemplos de los cuentos, de las historias, es hacerles justicia y demostrar una inteligencia que a veces se echa de menos en este mundo en el que no hay tiempo para lo que no sea inmediatamente productivo. Los cuentos garantizan un beneficio a medio y largo plazo a quien es capaz de extraerles su esencia, igual que el "Ratatouille management" garantiza el √©xito a quien lo practique. Estoy segura. ;)

Escrito el 7 de Julio de 2008, hace m√°s de 5 a√Īos