Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Grupo ANECDOTARIO TURISITICO

Blog del grupo ANECDOTARIO TURISITICO

carlos Hernandez
Publicado por carlos el 20 de Diciembre de 2008

Recuerdo como una de las anécdotas más divertidas que nos han pasado en esta travesía de convertir a HOSTELTUR en un medio de referencia para el sector turístico, una que nos ocurrió en el primer FITUR, (Feria Turística por excelencia en España), al que acudimos.

Hace doce años, con apenas 36 números en la calle, Manolo Molina y yo llegamos un día antes del inicio de FITUR para montar nuestro modesto stand. Apenas nueve metros cuadrados, decorado con todo lujo de detalles, (cuatro posters contados y un perchero de última generación). Pero eso si, tres palets de revistas, hasta juntar un total de 5000, que se iban a repartir a mano estos dos chicarrones, en el transcurso de la feria. Y que, para hacer boca, pues teníamos que colocar a mano en el stand. No es que yo me queje del trabajo duro, pero reconozco que sudamos como dos cochinos en una matanza. Además, para hacerlo más complicado, tuvimos que descargar los palets a carretillas. En fín, daba igual, era nuestra primera feria internacional, y estabamos tan entusiasmados que podríamos haber llevado las revistas en la espalda con el genio de la lámpara encima. Nos daba igual.

La cuestión es que mientras nosotros descargábamos a golpe de sudor, nuestras revistas, había dos señores trajeadísimos con abrigo y todo, que nos miraban hacer mientras ellos se fumaban un cigarrito, apostados en su stand completamente vacío al lado del nuestro. Eran nuestra competencia.

Pasadas un par de horas de estupendas horas de llevar y traer revistas, dejamos nuestros nueve metros cuadrados de feria como una patena. No había en toda la feria compañía internacional, o gran cadena hotelera, más orgullosa de su stand con nosotros. Sobre todo porque nuestra competencia, seguían con su cigarrito y mirando como nosotros currabamos.

Terminamos, limpiamos el polvo y dejamos aquello más bonito que un San Luís, y cual es nuestra sorpresa que, cuando ibamos a devolver la carretilla con la que habíamos trabajado, nuestros amigos competidores se acercan a nosotros y nos dicen literalmente:

"Chavales, ¿nos podeis descargar esos palets en nuestro stand?.

Es decir, querían que les hicieramos el mismo trabajo que hicimos con el nuestro. Nos miramos el director de Hosteltur, y yo, el gerente, -no había duda, nosostros eramos los "chavales"-, y amablemente les dijimos que les podíamos dejar la carretilla, y cual era la mejor forma de colocar las revistas. Fue impagable ver reflejada la incomprensión en el rostro de aquellos dos dandys. Pero lo fué mucho más cuando, al día siguiente, los dos "chavales", también con trajes, estaban dispuestos a comerse el mundo desde sus nueve metros cuadrados.

La lección que aprendí, todavía me sirve: Tienes que conocer a tu competencia.

 

Tags: hosteltur, competencia, anecdota
Licencia: Reconocimiento
Añadir comentario 14 comentarios
Jaime Aguiló
#1 JaimeA dice:

La cantidad de vueltas que da la vida. Alguna vez me he encontrado en situación parecida y ahora, al recordarla, no puedo evitar esbozar una sonrisilla tipo “y quién lo hubiera dicho… cuantas vueltas da la vida”.
…y recuerdo con nostalgia aquellos inicios.

Escrito el 20 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
Jose Roncero Villarejo
#2 Roncero dice:

Hola, carlos
La anécdota es tan buena que no parece real. Es una buena lección para todos los estudiantes que visitan estas páginas y que sueñan con ser directivos de empresas.
Un saludo!

Escrito el 20 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
Rafael Perez de Blas
#3 canaltravel dice:

Muy buena la anécdota. Eso nos suele pasar a los que somos "todo terreno" o que no se nos caen los anillos ;-)

Un saludo

Escrito el 20 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
#4 __1126601__ dice:

Desde el mundo estudiantil se podria extrapolar a.... los trabajos en grupo que te exigen hacer en la universidad, cuando están los típicos que no dan palo al agua y luego dicen al profesor que ellos también han cooperado. Desde luego que es una buenísima anecdota y digna de recordar!

Escrito el 20 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
Susana Almonacid
#5 Susana dice:

Muy divertida la anécdota. No he podido evitar sonreir al recordar algunos momentos parejos a éste. Son situaciones en la que la mayoría se ha encontrado alguna vez. El esfuerzo ennoblece y la experiencia te hace más sabio; pero si conoces a tu competencia (y más en este caso) es un orgullo ser un profesional.

Escrito el 20 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
Marta Baró Ginjaume
#6 martabaro dice:

:) pues si da que pensar! muy curiosa esta anécdota :)!

Escrito el 20 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
carlos Hernandez
#7 carlos dice:

Gracias por vuestros comentarios. Espero contar con vosotros/as en el grupo de ANECDOTARIO TURISTICO.
Y os juro que es verdad la anécdota. De hecho son muchas las veces que la recuerdo en FITUR, y muchos los años en los que nos encontramos con estos amables señores....Y es verdad Jaime, uno no puede dejar de esbozar una sonrisa. Pero no hay que autocomplacerse, porque entonces llegará otro y lo hará mejor que uno.

Escrito el 20 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
José Manuel de la Rosa
#8 JM dice:

Carlos, anda, dame una pista para saber quién era esa pareja de dandys, anda.

Escrito el 22 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
carlos Hernandez
#9 carlos dice:

No puedo decírtelo porque si bien su revista ahora no goza de muy buena salud, estos dos señores casi seguro que están vivos, y no querría que un día vinieran a Comunidad a compartir conocimiento y se encuentren descubiertos en un pequeño "fallo" que tuvieron.
Los pobres.

Escrito el 22 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
#10 __166001__ dice:

Hola, soy el pesado de Salva.
Bueno , ya que estoy liado respondiendo al otro post, el de ww.yotedoymas.com, aprovecho para entrar en éste y contaros una anécdota también relacionada con la competencia.
Un día observamos en nuestra agencia que el número de clientes que regresaban a reservar después de facilitarles una información sobre vuelos y tarifas disminuía sensiblemente. Empezamos a preocuparnos por la cuestión y pensamos que no estábamos acertando con los precios y las disponibilidades que encontrábamos. Pero cual no fue nuestra sorpresa cuando un día un “ingenuo” inmigrante llegó y nos dijo “vengo de la agencia de al lado a que me den el precio y si hay plazas para Guayaquil” . Así descubrimos que nuestra agencia vecina hacía un descuento de un 4 % a los precios que nosotros facilitábamos a nuestros clientes y aprovechaba además nuestra búsqueda de disponibilidades. Pero no sólo eso , para más caradura si un cliente por la razón que fuera entraba en primer lugar en su agencia les recomendaba que fuera a la nuestra , que nos pidiera precio y disponibilidad y que regresara después para aplicarles el famoso descuento . Durante dos días hicimos lo mismo que ella , a cada cliente que entraba preguntando precios y disponibilidad de vuelos en nuestra agencia le decíamos que fuera a nuestra agencia vecina a pedirselos y así terminó el juego. Dejó de aplicar el descuento , aunque la vigilábamos de cerca ,,,
Saludos , salva

Escrito el 22 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
carlos Hernandez
#11 carlos dice:

Muy buena la reacción. Estaba leyendo y preguntándome como ibais a solucionarlo sin arremangaros la camisa y visitarlos.
Salva, no dejes de escribir un post en este grupo, seguro que vamos a encontrar en tí una muy buena cantera de anécdotas.

Escrito el 22 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
#12 __166001__ dice:

Hola Carlos ,
ya que me animas .
El otro día vi a un compañero algo deprimido porque veía que a muchas de sus iniciativas cada cliente le daba una interpretación distintas , así que para animarlo le conte el cuento del

EL ANCIANO , EL NIÑO Y EL BURRO

Había un anciano y un niño que viajaban con un burro de pueblo en pueblo . Llegaron a una aldea , caminando junto al asno , y al pasar por la misma un grupo de muchachos comenzaron a burlarse y reírse de ellos gritándoles.

-¡ Mirad qué par de tontos ¡ tienen un burro y en lugar de viajar montados en él , van los dos andando a su lado . Por lo menos , el viejo podía subirse al burro.

Al escuchar los gritos , el anciano decidió subirse encima del jumento y proseguir la marcha . Llegaron a otro pueblo, y al pasar por el mismo , algunas personas que caminaban por las calles se llenaron de indignación cuando vieron al anciano sobre el burro y al niño caminando a su lado . Y algunos le gritaron :

- Parece mentira ¡ ¡ Que desfachatez ¡ El viejo sentado en el burro , plácidamente , y el pobre niñito siguiéndoles como puede por detrás , como si de un perro se tratase . ¡ Es indignante ¡

Al salir al pueblo , el anciano y el niño intercambiaron sus puestos . Siguieron haciendo el camino hasta llegar a otra aldea . Cuando las gentes los vieron pasar , exclamaron escandalizados :

- ¡ Esto es verdaderamente intolerable ! ¿ habéis visto alguna vez algo semejante ¿ Un muchacho joven y fuerte montado en el burro, y el pobre anciano caminando a rastras a su lado. ¡ Que vergüenza ! ¡ Donde vamos a llegar !

Puestas así las cosas , el viejo y el niño decidieron compartir el burro . El fiel jumento llevaba ahora el cuerpo de ambos sobre sus lomos . Cruzaron junto a un grupo de campesinos , y estos , al verlos , comenzaron a vociferar :

- ¡ Sinvergüenzas ! ¿ Es que no tenéis corazón ? ¡ Vais a reventar al pobre animal !

El anciano y el niño optaron entonces por cargar el pollino sobre sus hombros . De este modo llegaron al siguiente pueblo . La gente , al verlos llegar , se apiñó alrededor de ellos. Entre carcajadas , los pueblerinos se mofaban gritando :

- Nunca hemos visto gente tan boba ! Tienen un burro y en lugar de montarse sobre él , lo llevan ellos a cuestas . ¡ Esto sí que es bueno ! ¡ Que par de tontos !

De repente el burro se revolvió , salió al galope , se precipitó a un barranco. Murió gritando:

PREFIERO MIL VECES SER PASTO DE LOS GUSANOS QUE INTENTAR COMPRENDER A LOS SERES HUMANOS .

¿ Que tal ?
Salva

Escrito el 22 de Diciembre de 2008, hace más de 4 años
Mª Teresa Ranz Serra

Supongo que estaré haciendo de abogado del diablo, pero ¿No pudo ser que pensaran que había personal de la feria genérico para ayudar en los stands y que pensaran quer erais ese mismo personal? Entre mis múltiples trabajos, he estado de azafata en algún congreso y también de varios stands en una misma feria y aunque a veces las empresas traían su propio personal, muchas veces, a las azafatas nos tocaba colocar stands y también he estado de coordinadora de montaje y desmontaje de stands y tenía que controlar que algunos transportistas descargaran todo el material requerido o que lo almacenaran en un sitio u otro.

Escrito el 30 de Enero de 2009, hace más de 4 años
carlos Hernandez
#14 carlos dice:

Maria Teresa, que ellos nos confundieron con personal de la feria, no tengo la más mínima duda. Lo tengo claro. Igual que tengo claro que pretendían darnos diez eurillos porque hicieramos el trabajo que valía cien, y que eramos unos "chavales" para ellos. Y también que estaban felices sin quitarse ni el abrigo mientras la gente curraba a su alrededor. Esta claro que era así. Pero al final si se quitaron el abrigo, una vez solventada la duda.

Escrito el 30 de Enero de 2009, hace más de 4 años