Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Rincón web de __130601__

VIAJES & BITS

Publicado por __130601__ el 22 de Abril de 2009



El Talibán es un Pashtún, con un horizonte reducido a los pedregales afghanos, a los rebaños de cabras y al cántico monótono del recitado del Corán en las Madrasas.
No es sorprendente, por tanto, que con semejante bagaje cultural, convierta en única referencia válida en su vida al Islam, en su versión más radical, fanática e intransigente.

A pesar de las distancias, el Talibán 2.0, comienza a abundar en el sector turístico en España, y parece que al amparo de la crisis actual, encuentra un caldo de cultivo óptimo para multiplicarse e incluso consigue darle una relevancia e interés a unos mensajes completamente carentes de todo sentido.
Coincide el Talibán 2.0 con el modelo original en la absoluta ignorancia acerca de lo que promulga y postula, y mucho peor, de las consecuencias de sus “soluciones”, que en el mejor de los casos simplemente no darán ningún resultado.
La denominada Web2.0 – hay quien ya se atreve con más y comienza a evangelizar acerca de los contenidos del advenimiento de la versión 3.0 de Internet – se convierte en el nuevo credo y se transforma en un objetivo en sí mismo. Redes sociales, comunidades, YouTube, virales, reputación online, webs avanzadas son distintas caras de la piedra filosofal, aspectos del Santo Grial de la gestión turística moderna. El 2.0 es algo imprescindible para ser competitivo. En cualquier contexto o situación y a cualquier precio.
Estos talibanes nos pretenden imponer una Sharia basada en su lectura necesariamente sesgada de una supuesta voluntad divina y que el no seguir ciegamente sus dictados nos hará sufrir todas las plagas bíblicas y alguna más.
Sin el más mínimo bagaje de gestión o dirección, y en base a cantos de sirena de Silicon Valley, Londres, Nueva York, Singapur o cualquiera de las recurrentes Mecas a las que peregrinan regularmente, nos tratan de imponer sus soluciones a problemas inexistentes.

Es sencillamente irresponsable que en una encrucijada como la que nos encontramos, haya tanta energía que se dispersa en debates estériles, conferencias repetidas hasta la extenuación y que a base de reiterarse crean una falsa sensación de urgencia que no hace ningún bien a las necesidades de enfoque y reflexión que el sector turístico precisa en estos momentos.

No nos dejemos engañar. No hay NADA en el 2.0 que no sea simplemente un complemento por su posibilidad de interacción/participación con/de los clientes, en un modelo de comercialización, en el que los motores principales van a seguir siendo: Cómo atraigo tráfico y a qué coste; cómo y a qué coste convierto este tráfico en consumo; con qué márgenes trabajo en las diferentes alternativas y como consecuencia, qué rentabilidad obtengo, y finalmente cómo puedo fidelizar – en el sentido más amplio, esto es, con un enfoque más allá de la mera repetición, a convertir a cada cliente en un evangelizador de nuestra/s marca/s.
Es indudable que hay algunas acciones basadas en herramientas, funcionalidades o aplicaciones 2.0 que serán aplicables de forma puntual o continuada dentro de los planes tácticos en esta dirección, pero sólo tendrán sentido dentro de este contexto, y jamás de forma aislada.
No hay Comunidad o Red Social que valga si no está vinculada a una estrategia de posicionamiento o fidelización. No hay viral que tenga sentido fuera de un planteamiento de promoción y posicionamiento, y como parte de una serie de acciones complementarias (y no nos confundamos, el caso Susan Boyle no aplica para una campaña de marketing hotelero). No hay campaña de Tweeter o Tuenti que de forma aislada nos vaya a generar un tráfico que merezca mínimamente los recursos que tendremos que invertir para gestionarla, si esta no va acompañada de campañas de refuerzo enfocadas a la misma audiencia en otros canales.

Al plantearle todo esto a un importante talibán hace unos días, me pedía que no le aburriera con detalles filosóficos…
Este hecho, ha sido la gota que ha colmado un vaso, que se ha ido llenando de compartir conferencias, presentar proyectos a clientes potenciales, participar en foros, aguantar seguimientos en tweeter o en Facebook orientados al autobombo, de ver a tanto incauto que pica y paga por algo que no le va a arreglar nada, por percibir un cierto agotamiento en el sector, que podría comenzar a tratarnos a todos por el mismo rasero.

Hoy en día, cualquier profesional turístico de este país tiene que tener meridianamente claro que nuestro problema no es ser más o menos 2.0 y que la solución no pasa por dedicarnos a Blogear, Twittear o Facebookear las bondades de nuestros hoteles o destinos.
Tenemos una serie de desafíos relacionados en una redefinición de nuestros modelos y estrategias de PROMOCION, MARKETING y DISTRIBUCION, con la generación de productos turísticos y de conocimiento complementarios y gradualmente alternativos a los actuales, con unas fórmulas de relación, colaboración, y concentración innovadoras que permitan un mejor marketing y desarrollo de productos, así como acometer inversiones en tecnología, orientada tanto a la eficiencia, la productividad y como soporte a la innovación. Todo esto en un contexto en el que un nuevo contrato sectorial, que regule las relaciones entre empresarios, empleados, instituciones públicas y académicas para una GESTION y COMERCIALIZACION de los DESTINOS integrada, co-responsable y coherente.

Para una situación compleja y difícil como la actual, no pueden haber soluciones simplistas. La reinvención del sector va a ser complicada y dura, sin atajos, y no hay ni ungüentos milagrosos ni atajos 2.0. Vamos a tener que arremangarnos y ponernos a trabajar, en GESTION y con RIGOR… Y quizá en ese entorno le podamos dar alguna oportunidad a los talibanes 2.0 para que nos entretengan con su sabiduría.

Postdata:
Y para aquellos que quieran conocer la cara más seria e ilusionante de la consultoría, les recomiendo el libro “Soy Consultor (con perdón)” de Carlos Abadía.
Y como contraste, la cara más siniestra de esta actividad en el libro “Mercaderes de Humo” de George Ballantree.
Tags: talibanes, web2.0
Licencia: Reconocimiento
Añadir comentario 16 comentarios
Virginia Borges

Me ha encantado leerte. Gracias.

Escrito el 22 de Abril de 2009, hace más de 4 años
#2 __130601__ dice:

Me encanta encantarte incluso con este nivel de cabreo (creativo!!!)
:-)

Escrito el 22 de Abril de 2009, hace más de 4 años
Johana Cavalcanti

Cuanta razón tienes Alf, a mí también me encanta leerte.
La gente está dando patada de ciegos (no sé si el dicho es este pero bueno) y hay mucha gente aprovechándose de la histeria general para sacar beneficio.
Esto ha pasado antes con el boom de Internet y volverá a pasar, pero las estrategias irán madurando e incorporando los nuevos conceptos que ofrece este "nuevo mundo" de interacción con el cliente.
Mientras tanto nos tocará "terroristas" que intentarán vendernos las mejores "armas".
Gracias por el magnífico artículo.
Joh

Escrito el 22 de Abril de 2009, hace más de 4 años
jaime lopez-chicheri mirecki
#4 pitufari dice:

Me hace gracia, ya que es la tercera vez que oigo el término Talibán relacionado con nuestro sector.

La primera a Asuncion Zorrilla de Husa Hoteles en Hoteltrack, la segunda a Javier García cuenca, también en Hoteltrack y la tercera a ti!

Coincidencia o algo más????

Escrito el 22 de Abril de 2009, hace más de 4 años
#5 __130601__ dice:

Gracias por el comentario Joh. Creo que el sector - a pesar de la situación de incertidumbre - está, en general, lo suficientemente maduro como para distinguir valor de humo... Aunque el efecto colateral indeseable comienza a ser un profundo escepticismo a todo lo que suene a innovación o tecnología, y eso es una pena.

Jaime. Me congratula coincidir con gente tan ilustre incluso en la terminología. Te aseguro que en este caso es una coincidencia, aunque podría interpretar el "o no?" de tu comentario, como una confirmación de que todos comenzamos a llegar a la conclusión de que la combinación de encantadores de serpientes, arrogantes e intransigentes nos supera. No?

Escrito el 22 de Abril de 2009, hace más de 4 años
jaime lopez-chicheri mirecki
#6 pitufari dice:

Pues si, has acertado. Concretamente uno de ellos hablando de algunos aspectos de la paridad de precios...Creo que me estoy metiendo en arenas movedizas, sobre todo no teniendo una postura muy definida respecto a este tema!...no quiero entrar en este debate en concreto!

Escrito el 22 de Abril de 2009, hace más de 4 años
Francisco Javier  García Cuenca

Excelente post Alfonso. La verdad es que llevas dos entradas seguidas de extraordinaria calidad :)

Sinceramente coincido contigo. De hecho en el modelo que muestro en mis presentaciones la parte 2.0 no es más que una de las políticas a desarrollar dentro de una estrategia de marketing que para poder ser efectiva tiene que ser coherente,consistente y alineada con el resto de la estrategia empresarial.

Utilizar el término taliban me encanta es muy provocador y transgresor. Cuando la audiencia se duerme un poco, mueve a la gente de la silla. Enhorabuena porque tu mirada crítica es muy valiosa, tanto por el fondo como por la forma en que la planteas. Nadie se puede sentir mal por la misma y despierta muchas conciencias.

Por aportar algo en el tema creo que las palabras de un celebre banquero son perfectamente aplicables a este caso:

“Como ustedes saben, el Banco Santander es una de las pocas entidades financieras que ha atravesado exitosamente las turbulencias financieras del año pasado sin que se viera afectado por los productos tóxicos. Ustedes pueden preguntarse cómo fue eso posible. Bien, déjenme explicárselo: Si no entiendes completamente un producto, no lo compres; si no comprarías un producto para ti mismo, no lo vendas; y si no conoces a tus clientes muy bien, no les prestes dinero. Si haces estas tres cosas serás un mejor banquero, hijo mío“.

O al menos no compres un producto en el que el taliban 2.0 (al que debes conocer muy bien por sus casos de éxito) no te explique de forma entendible y clara que puedes esperar de él (métricas) y como va a ayudar a tu empresa.

Muchos saludos a todos y un fuerte abrazo Alfonso.

Escrito el 22 de Abril de 2009, hace más de 4 años
carlos Hernandez
#8 carlos dice:

Creo que lo mejor del artículo es la sensación de que te tienes que parar a pensar. Hay que pararse a pensar, porque estamos rodeados de urgencias que a veces nos están llevando a comprar cosas que no nos podemos comer, y que, cuando las miramos con detenimiento, no se las comería nadie. Lo malo es que si no has tenido esa calma, ya lo habrás comprado.
Personalmente me he sentido como algunos de los que a veces no saben de donde caen las tortas, porque no se si están cayendo tortas, o simplemente hay un acelerón interesado en un cambio que se va a producir si o si. Todos los días recibo proupestas del mismo curso con distintos títulos, consultoras con decadas de prestigio que contratan a conferenciantes sin curriculum ni bagaje para poder dar lecciones a nadie; eventos que juntan a lo mejor de nuestro talento hotelero que van a recoger la catedra que están sentando personas que no tienen es CV de gestión turística..... Y todo eso lo vemos todos, y a nadie le parece extraño?.
Leía el otro día que en 1990 se crearon solo 12 sitios en internet; y que en el 2008 se han creado 160 millones de sitiios. Hoy, como ayer, los hay que triunfan y los hay que fracasan. O sea, la evolución se va a dar durante los próximos años, y aunque es verdad que hay que estar ahí, a lo mejor Alfonso tiene mucha razón en que, tampoco hay que actuar como si mañana fueran a cerrar el chiringuito.
Muchas gracias por tu post, me está dando mucho que pensar.

Escrito el 22 de Abril de 2009, hace más de 4 años
Jaime Izquierdo Pereira

Muy buen post, Alfonso.

Sin embargo, creo que muchas de las iniciativas que se están arrancando son tan novedosas y tan "líquidas" que es imposible buscar referencias pasadas ni hacer estimaciones precisas del retorno de la inversión.

Estoy totalmente de acuerdo contigo en que 2.0 es un "complemento por su posibilidad de interacción/participación con/de los clientes", pero no con el "simplemente" que lo precede; no es un proceso nada simple, si lo fuera, los clientes ya se sentirían escuchados. Y además también puede servir para abrir las mismas vías de escucha con empleados, proveedores, oferta complementaria... las iniciativas 2.0 tienen mucho que aportar en este sentido (en el sector turismo y en muchos otros), y de todo ello se puede aprender y mejorar. Evidentemente cualquier iniciativa tiene que ir alineada con la estrategia de la empresa, pero como el coste es por lo general muy pequeño se pueden empezar a hacer pruebas sin mojarse más de la cuenta. Pero reducir 2.0 a una palanca para conseguir reservas sin cambiar nada más es perder una oportunidad, posiblemente muy valiosa.

¿Que habrá despabilados que se aprovechen de la situación para vender humo? Claro. Pero en estos momentos el peor movimiento es quedarse parado.

Lo que sí tengo muy claro es que continuamente se escucha que "2.0 es un problema de personas y no de tecnología", y sin embargo las iniciativas que se perciben tienen mucho más que ver con herramientas (Facebook, Twitter) que con formación o coaching. Gran misterio...

Escrito el 22 de Abril de 2009, hace más de 4 años
Luis Simpson
#10 Luis dice:

Un post excelente. De acuerdo completamente en cada punto y palabra. Jamàs lo hubiese podido imaginar, dicho, tan diàfanamente. Diariamente vemos tanto que se nos "vende", a cualquier nivel y de cualquier forma y muchas veces, por el aquello de la moda o por lo otro de "quien lo presenta" y lo que dice del mismo, los peces muerden el anzuelo y la gran mayorìa de aquellos, llegan "a la sartèn".Y es que quien dice q aquello sirve "para mi vida", no sabe absolutamente nada en relaciòn con "mi vida"...ni a ciencias cierta conoce lo que de su producto es bueno o necesita "mi vida". En algunos casos , me recuerdan a los "vendedores de milagros", en frascos bendecidos de fòrmulas fantàsticas, que leo en libros y veo en pelìculas...
Rechazo a ese tipo de "expertos", terroristas "talibanes" (sean o no 2.0), como los llamas...
Repito, excelente, Alfonso...
Saludos
Luis Simpson

Escrito el 23 de Abril de 2009, hace más de 4 años
#11 __130601__ dice:

Muy buenos días y gracias por los comentarios.
@Doctor García Cuenca. No sabes cuánto me alegra saber que le voy cogiendo el punto a los posts para que te gusten! ;-))) Creo que las palabras de Botín que propones complementan perfectamente el espíritu del post con el doble valor de ser aplicables a otro sector, que fruto de fantasías especulativas se encuentra en una situación muy complicada.
@Carlos. Ciertamente, me planteo el privilegio del blog y de esta Comunidad como una atalaya para ampliar la visión sobre el sector, pero al mismo tiempo, como un punto de denuncia. En este caso, esta entrada pretende ser una llamada de atención no sólo a aquellos que puedan actuar como los protagonistas del artículo, sino a todo ese entorno tan poco profesional que comentas que en cierta forma intenta medrar a base de servirles de cobertura o de altavoz.
@Jaime. Retiro el "simplemente"... Y te doy la razón en que se pueden comenzar a tener iniciativas que permitan ir aprendiendo a trabajar en este entorno, a ser capaces de anticipar sus dinámicas o a conseguir medir sus resultados. Pero me reafirmo en el hecho de que sólo tienen sentido y se puede esperar resultados significativos, dentro de un contexto de gestión amplio y coherente.
...Y tu comentario sobre las personas (te invito a ver mi post anterior, "Innovación por Cabreo"), es para mi la gran asignatura pendiente. Lo que debiera ser uno de los puntos críticos de estas propuestas de gestión, queda en el mejor de los casos, en un formación específica sobre herramientas - o se manda al empleado a una conferencia como las que menciona Carlos! Creo que un planteamiento de gestión de este tipo, que le quiera sacar el máximo partido a las oportunidades que nos ofrece este nuevo contexto, tiene necesariamente que incluir un capítulo importante de cambio CULTURAL, como plataforma para integrar, formar, involucrar y desarrollar a las personas de la organización...
...Creo que me has dado una magnífica idea para un próximo post! :-)
@Luis. Completamente de acuerdo. No se trata de hacerse "anti 2.0" como me planteaba un hotelero hace unos días. Lo que propongo es que seamos críticos, que no busquemos atajos que no existen, y que las soluciones que "compremos" sean a problemas reales, aunque exijan un poco más de esfuerzo y rigor en su implantación.

Escrito el 23 de Abril de 2009, hace más de 4 años
carlos Hernandez
#12 carlos dice:

Me gusta mucho la visión de Jaime Izquierdo, en la parte en la que no está de acuerdo con Alfonso. Yo discrepo contigo Jaime, y si creo en el "simplemente". Pero no de forma peyorativa. Es que la herramienta que ha cambiado el turismo "internet", también es un "simplemente". Y lo digo yo que soy un enamorado hasta las trancas de todo lo nuevo, de todo lo innovador, y que creo que el que no vea en esto una oportunidad futura, se queda fuera del mercado.
Aun así creo que es "simplemente", porque como decía Joan Gou, el 2.0 es un pasito más, una herramienta más, complementaria; pero el sistema de empresa-cliente sigue siendo el de toda la vida. El cliente siempre ha mandado, y ahora nos están vendiendo que el cliente gracias al 2.0 es cuando va a tener la voz.
Yo creo que ni tanto, ni tan calvo. Entiendo que Alfonso defiende que hay que trabajar el 2.0, introducirse y convertirlo en parte de nuestras empresas. Pero, -y yo así lo entiendo y lo comparto-, no entrando en una vorágine despiadada en la que "Si mañana no estoy me van a cerrar el kiosco". Porque eso tampoco es.
Insisto en que es una cuestión de perspectiva. Sobre todo la que perdemos cuando nos creemos el fin de los tiempos, no dicho en un curso por un gurú del sector. No. El problema es tanto lo que se dice, como quien lo dice y el crédito que le damos a alguien a quien, a lo mejor, no le hemos pedido sus credenciales turísticas, de gestión de empresas, de gestión de recursos humanos y de marketing, más allá de los dos o tres últimos años.
Eso si Jaime, estoy completamente de acuerdo contigo en eso de que es un problema de personas y no de tecnología. Un gran concepto.
Un saludo a todos

Escrito el 23 de Abril de 2009, hace más de 4 años
Miguel Angel Campo Seoane

Alfonso, pocas veces va a ser posible encontrar algo escrito tan claro, y haciendo honor a tu apellido “en castellano”. Me ha encantado.

Hace días señalaba en la contestación a un comentario de otro post, que no debe creerse a pies juntillas nada de lo que se lee, o se oye, sin entrar en un profundo análisis, de cómo me puede servir para el logro de mis objetivos, cualquier herramienta por buena que parezca, necesitará una adaptación a mis específicas necesidades.

Mucho de lo que se pretende vender en la red, en cursos, en conferencias, por parte de gurús de alta o baja reputación, y empresas de “hoy estoy y mañana ni te he visto”, puede tener posibilidades de adaptación a nuestras necesidades, pero casi nunca es algo que pueda suplir a la experiencia de un profesional bien formado, autocrítico y deseoso de satisfacer a sus clientes.

Puedo ser excesivamente repetitivo, cuando digo, que a lo largo de mi vida profesional mis mejores comerciales han sido mis clientes y empleados, que he desarrollado herramientas de gran productividad que me han permitido dar la vuelta a los resultados de un hotel en un solo ejercicio económico, lo que para algunos hubiese sido suficiente para considerarse en poder de la verdad absoluta, para mi, inconformista por naturaleza, me ha enseñado que no es prudente estandarizar ninguna de las herramientas que he desarrollado, porque en cada establecimiento que he dirigido o para el que he realizado un trabajo de consultoría, he necesitado adaptarlas a sus especiales circunstancias y características.

No hay herramienta que pueda sustituir el trabajo de un equipo de buenos profesionales de mentalidad claramente enfocada al cliente.

Lo importante no es comprar una herramienta, sino que la herramienta sea la adecuada, y para ello se debe tener muy claro cual es el objetivo que se pretende alcanzar, si necesitas un martillo, antes de ir a la ferretería, debes saber si lo quieres para hacer un encofrado o para un trabajo de tapicería, puedo aseguraros que el modelo es muy diferente.

A todos los que “venden humo”, preguntarles si estarían dispuestos a cobrar un porcentaje de la mejora de resultados derivados del uso de lo que os quieren vender, y si ponen como excusa la dificultad de cuantificar los resultados de su herramienta o proyecto de gestión, podéis terminar preguntándoles ¿Cómo valoran lo que aportan a la mejora de mi negocio para justificar el precio que pretenden cobrarme?

Porque si el precio, es consecuencia de las horas que haya dedicado al desarrollo de la herramienta o el análsis de la situación que pretende corregir con la misma, a mi, no me sirve sino aporta mas de lo que vaya a tener que pagar por ella; y si eso no es fácilmente cuantificable, solo puede ser por una razón, NO ES LA HERRAMIENTA QUE NECESITO.

Escrito el 23 de Abril de 2009, hace más de 4 años
Virginia Borges

Yo sigo sin saber por dónde me da el aire en esto del 2.0 pero es que tampoco entendí nunca muy bien el uso de palabrejas varias (benchmarking, CRM...) para hablar de cosas que en realidad ya tenían un nombre y un sentido antes de todo esto. Sinceramente, la palabrería me ha sonado siempre a una manera de darse importancia y de hacerse el interesante. Me estaba pareciendo que, en este caso, la tecnología le estaba quitando importancia a lo verdaderamente relevante: las personas. Son estas y su necesidad de ser escuchadas lo que realmente importa. Mi modelo de negocio sigue siendo la tienda de ultramarinos de mi barrio, donde saben cómo me gustan los tomates y el grosor de las lonchas de jamón, Entiendo que si la tienda tuviera millones de clientes al mismo tiempo, necesitaría un sistema para oirlos a todos al mismo tiempo y guardar sus preferencias, pero lo dicho, lo importante aquí deben seguir siendo las personas, y cuánto las conocemos y cómo nos acercamos a ellas y si nos importa lo que les gusta o no, y no el sistema...

Qué productivos son tus cabreos, Alfonso, qué envidia... ;o)

Escrito el 23 de Abril de 2009, hace más de 4 años

Bueno, poco decir me queda... excepto: OLÉ, OLÉ Y OLÉ. XD

Escrito el 23 de Abril de 2009, hace más de 4 años
Ainhoa González Sobrado
#16 WillaFog dice:

Me ha gustado mucho leer tu artículo Alfonso.Es más,a mi también me da mucho que pensar. Primeramente porque considero que cada uno es libre de comprar lo que le dá la gana al precio que quiera y más si es en Internet. Eso sí, si no piensas siquiera que te estan vendiendo pues es muy probable que caigas en las redes del encantador de serpientes.Eso es lo que les pasa a la mayoría de los consumidores compulsivos del S.XIX que se dejan "engatusar" con cualquier cosa.En internet pasa igual, la gente que no conoce suficientemente bien como funciona la web 2.0 y todas las posibilidades que ofrece por eso puede verse engañada con las campañas publicitarias que hacen por Internet en redes sociales o en cualquier página web en la que entres actualmente.
En cuanto al conocimiento de la web 2.0 creo que hay mucha gente que está poco informada de en que consiste realmente , en cuales son las posibilidades que ofrece y cuales son las herramientas más útiles. Conozco a mucha gente que le da miedo hasta clikear con el ratón , o que sabe de informática pero a la hora de la verdad no sabe sacarle partido entonces realmente considero que si es un problema de las personas , más que de la tecnología.
No hace falta cerrar el chiringuito, lo que hace falta es concretarlo.

Escrito el 23 de Abril de 2009, hace más de 4 años