Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Rincón web de ivangonzalez
Ivan Gonzalez Gomez

Innovación y experiencias

El turista de siglo XXI busca cosas nuevas y vivir experiencias, ¿por qué no se lo vamos a dar?

Ivan Gonzalez Gomez
Publicado por ivangonzalez el 11 de Enero de 2010

(Quiero hacerles partícipe de mis experimentos caseros)

Hace unos cuantos meses descubrí que el trabajo que realizaba a diario tenía nombre, y era internacional, y, al parecer, en otros países como EEUU está más que consagrado. Se llama storytelling, y hasta que dos “hostelturnautas” no me lo dijeron, yo pensaba que sólo contaba historias, mejor dicho, transmitía historias, mejor dicho, trataba de hacer vivir a quien me atendía las historias que había escuchado, leído o investigado, con la intención de apoyar la conservación del patrimonio intangible de las voces del pasado y los recuerdos. Llevo mucho tiempo contando historias, bueno, creo que eso lo hacemos todos, desde que empezamos a balbucear lo que podemos mientras nos comemos nuestras primeras papillas. Que las cosas con historias son más valiosas, creo que eso ya no cabe duda. Hace poco tuve un invitado en casa, un amigo de hace años. Se trata de una persona algo parca en palabras, frio de emociones y que su vida son los números, números y más números, y si es con decimales, ufff, es ya la panacea. Bueno, el caso es que mientras cenábamos hablamos de lo diferente que éramos y como él me veía como idealista y yo a él como demasiado cerebral; quizá en nuestra gran diferencia radica nuestra duradera amistad. El caso es que en un determinado momento de la cena, se disculpó y fue al baño. Cuando regresó le pedí que me dijera que cosas había visto durante ese trayecto. Lo único que recordaba fue el lavabo y, por supuesto, la taza del inodoro. Me inventé una historia para ver cómo reaccionaba una persona numeral ante un estímulo histórico. Le comenté que era una pena que no se hubiera fijado bien, ya que ese baño contaba con algunos azulejos muy antiguos que había conseguido en un anticuario que los había traído de Inglaterra y que, según decían, habían estado colocados en el wc de Karl Marx, durante su estancia en Londres durante la segunda mitad del siglo XIX. Le conté, que en esa época, escribía su gran obra, “El capital” y que durante sus momentos en el servicio, aprovechaba para apuntar todas las ideas que se le ocurrían en esos azulejos. Algo inocente y conocedor de mi pasión por la historia, escuchó con los ojos muy abiertos y creyó fielmente mis palabras. Tal vez la media botella de vino que ya nos habíamos bebido ayudó en cierta medida. Tres veces más fue al baño esa noche, y llegó a decirme, con cierto entusiasmo, que como se diferenciaban los azulejos viejos de los nuevos, que los había detectado en seguida, y como había logrado acompañar su decoración con otros objetos que se notaba que eran también antigüedades inglesas, como la jabonera. Menos mal que no había cenando ningún comercial de Leroy Merlin que se pudiera sentir ofendido. No desmentí la historia esa noche porque quería ver cómo evolucionaba. A los dos días, vino de nuevo y trajo consigo a un compañero de trabajo para enseñarle mi baño “marxista” y le contó la misma historia que le conté yo, no sin alguna exageración que no recordaba que hubiera salido de mi boca la noche pasada. Una vez dejaron de buscar huellas de escritura en los azulejos, tuve que sentarlos a los dos en el salón y confesarles que toda aquella historia había sido inventada, pero que esperaba que no se sintieran defraudados ya que sin saberlo habían servido como modelos de cómo funciona el turista del siglo XXI. Un “destino turístico”, como tenemos cada uno en nuestras casas, se había convertido en algo único que ofrecía una experiencia a raíz de la historia que lo envolvía. Y el primero que conoció ese destino, transmitió la historia y la experiencia a “otro turista” que quiso tener la misma vivencia. No se enfadaron conmigo y acabamos abriendo otra botella de vino.

Creo y apoyo el buen uso de las historias y sé, que a través de las experiencias que éstas pueden aportar, se puede enriquecer a la sociedad en muchos aspectos. Sin embargo, cuanto más profundizo en el mundo del storytelling, también veo como hay lugares en los que las historias se utilizan para manipular o justificar cosas injustificables. Pero bueno, esa es otra historia que dejaremos para otro día.

Tags: storytelling, experiencias, historias
Licencia: Reconocimiento
Añadir comentario 7 comentarios
Magdalena Camps
#1 mcamps dice:

Hola! Ivan! Por Comunidad se ha hablado en ocasiones sobre storytelling. A primera vista puede parecer un término “extraño”, pero creo que como en muchas otras ocasiones se trata de ponerle nombre a las cosas y fijar un interés y otorgarle la importancia que tiene, ya que muchas veces, si no ponemos nombre a las cosas, pasan desapercibidas aún y que se lleven haciendo desde hace tiempo, que es lo que parece que te ocurrió a ti, no? ;-) Si te interesa el storyteling te recomiendo, por ejemplo, estos artículos de Tirso http://comunidad.hosteltur.com/post/2009-06-12-...
y Joantxo http://comunidad.hosteltur.com/post/2009-02-26-...

Será interesante que nos sigas hablando sobre storytelling ;-)

Escrito el 12 de Enero de 2010, hace más de 3 años
joantxo llantada
#2 Joantxo dice:

Hola Ivan,

Yo también llevo utilizando las historias desde hace 20 años. supongo que mi formación en USA y marketing han tenido mucho que ver con ello. Creo que es magnífica la forma de vincular tus tags: "historias, experiencias, storytelling" ya que las “historias” transmiten “experiencias” a través del “storytelling”. Que responsabilidad tenemos los que historias contamos: ser honestos, ser precisos, ser relevantes y ser divertidos.

¿Y sabes qué?. Estoy convencido que el turista del siglo XXI demanda esto, relatos relevantes contados de forma magistral. Enhorabuena por ser trovador.

Escrito el 12 de Enero de 2010, hace más de 3 años
#3 __1192501__ dice:

Storytelling es pura ciencia, es interesante incluso por su a veces abstracta interpretación entre historia y cuento, pero si de lo que se trata es de cautivar a nuestros visitantes es una herramienta con mucha fuerza. Tu historia muy significativa y los artículos de los magos Joantxo y Tirso las adjunto a mi Cream-turisteca.
Por cierto, Magdalena pónle una "s" al "no" de tu última frase de comentario a ver si nuestro Iván te va a catalogar de "persona non grata" ;-)

Escrito el 12 de Enero de 2010, hace más de 3 años
Juan Miguel Rodríguez Rodríguez
#4 JMiguel77 dice:

Hola Ivan, desde el punto de vista del marketing, de la promoción, del interés y del arte de relatar tu post es muy notable y el desafio (y digo desafio porque no todos están capacitados para llevarlo a buen puerto) del storytelling es una arma muy útil que hay que seguir expandiendo y explotando en el campo turístico. Lo apoyo sin duda.
Ahora bien, desde el punto de vista de una conciencia influenciada por un título de Historia como el que tras 5 años uno saca en la univesidad (sí, fue mi caso) tengo que decirte que historias tan increibles y divertidas como la de tu post hacen saltar todos los resortes de la pulcritud académica, amén de crear salpullidos en más de un sibarita de la historia (no es mi caso, tranquilo...jejeje).
Es decir, el storytelling nos permite conseguir captar la atención, atraer al cliente, vender el destino, hacer magia con ese mismo destino o producto, generar ilusión y bien aplicado, obtener rédito económico de todo ello. Desde "el otro lado del espejo" (parafraseando a otro contador de cuentos como era Lewis Carroll), el no cuidar la veracidad de la información puede dar lugar a errores que aunque sean graciosos, pueden derivar en equívocos molestos para ciertas "minorias" (me refiero a concepciones erroneas de grupos culturales cuya imágen de venta al público es erronea a la real o ataques frontales a la preservación del patrimonio artístico y su sostenibilidad en favor del negocio turístico como fue todo el turismo sobre París, Louvre y otros monumentos-edificios incluidos, a raíz de ese otra storytold como fue el Codigo Da Vinci).
En todo caso, me ilusiona leer post como el tuyo.
Un saludo!

Escrito el 12 de Enero de 2010, hace más de 3 años
Ivan Gonzalez Gomez

Muchisimas gracias a todos por los comentarios, en especial al maestro Joantxo. La verdad que el mundo del storytelling embruja. Muchas gracias Magdalena por tu aportación, por supuesto que ya contaba con los artículos de Tirso y Joantxo, que junto con Jimmy, creo que son tres grandes monstruos del storytelling. Bueno, gracias a ellos, lo descubrí. David, me alegro mucho que te haya gustado, y que hayas avisado a Magdalena de lo de la "s", je. Ah, JMiguel, por lo que entiendo somos historiadores los dos. Para mi, el storytelling debe basarse siempre en historias verdaderas o leyendas que formen parte ya de la realidad, lo que le hice a mi amigo fue un simple experimento, que por supuesto luego desmentí. Christian Salmon habla del peligro que tiene el marketing para "moldear" historias o reinventarlas. Ahí tenemos mucho que aprender del maestro LLantada, que mantiene entera la pureza del storytelling. A mi me gustan, sobre todo, las historias no inventadas, porque son las que realmente pueden transmitir toda la carga emocional que se convertirá en experiencia de quien la escucha.Creo que la Historia, como academia, puede hacer muchisimo por el turismo, pero para eso, las universidades deben actualizar sus programas y mostrar, durante la carrera, las utilidades que esta disciplina puede ofrecer.
En cuanto a ti, Joantxo, me alegro que te haya gustado, que me hayas dado el título de trobador, je, y espero que tengamos tiempo el 22 para debatir algunas cosas en las que nadie como tú me puede ayudar.Saludos!

Escrito el 12 de Enero de 2010, hace más de 3 años
joantxo llantada
#6 Joantxo dice:

Hola a todos,

Gracias por los elogios que no merezco en absoluto. Tan solo soy un entusiasta convencido de que el relato, la narrativa y la historia nos hace mucho más sociales y humanos ya que nos permite comunicarnos correctamente con el resto de la audiencia, nuestro grupo. Nos acerca a la mente y los corazones más allá del tan amado y desconsiderado a veces marketing. No, no existe un marketing perverso o desconsiderado, no existe el falso marketing. Existen pobres profesionales que hacen de la mentira su estrategia, y la visten de marketing.

Respecto a las historias inventadas pues depende. La fábulas de Samaniego son un conjunto de historias inventadas que esconden mensajes muy poderosos, muy útiles,… pero todos sabemos que son eso, fábulas. Otra cosa es inventar e intentar convencer que es auténtico, esto a parte de fraude es una estupidez por parte del intérprete ya que en un momento será desnudado ante el grupo, ante el cliente,…

El narrador como apuntáis debe ser honesto, ético, riguroso pero a la vez atento, simpático, empatico, … Las historias van directamente al corazón, las propuestas comerciales, publicitarias, se quedan en el cerebro y muy pocas convencen. Las historias relatan nuestros valores de empresa, las emociones de nuestro personal, la parte sensorial de nuestro negocio y eso, eso amigos es magia, es duende.

Me satisface ver como profesionales encuentran en el storytelling una armoniosa forma de convencer. Saludos y nos vemos en Fitur

Escrito el 13 de Enero de 2010, hace más de 3 años
Ivan Gonzalez Gomez

Muchisimas gracias Joantxo por poner en palabras lo que rondaba por mi cabeza sin saber exactamente como plasmarlo. En mi caso, cuando cuento una historia real o, que no es real, pero puede ya formar parte de las leyendas de un lugar, ese relato se cuenta con un brillo en los ojos que lo proporciona la autenticidad. Quizá, es porque para mi las cosas con historia son mágicas y tenemos la obligación de compartir esa magia con los demás. Por supuesto, hay relatos inventados que son fabulosos y que seguro que son tranmitibles con mucha emoción, pero esos relatos inventados, cuando es sin mala intención, y transmiten una experiencia, ¿no los estamos ya convirtiendo en reales? Muchas leyendas de lugares comienzan asi. ¿Y si supiésemos que Samaniego se acordó de determinada fuente de Vergara para hacer la fábula de "el ciervo y la fuente" o la montaña por la que huyó el becerrillo y el cordero en la de "el león y la zorra"?
Madre mia, los senderos del storytelling son inescrutables!!

Escrito el 13 de Enero de 2010, hace más de 3 años