Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Grupo Turismo Responsable

Blog del grupo Turismo Reponsable

Juan Miguel Rodríguez Rodríguez

 Los proyectos de desarrollo que afectan al turismo en países del Tercer Mundo no siempre tienen los resultados esperados. El turismo es una gran arma contra la pobreza y un motor de desarrollo, pero si no cuidamos las acciones a realizar, se pueden generar daños sin apenas buscarlos.

Leía hace una mes el fantástico post de Jimmy Pons sobre Perú http://comunidad.hosteltur.com/post/2009-12-04-turismo-rural-en-per-un-enfoque-muy-diferente-al-de-espaa y me alegré de ver como hay mucha ilusiónen la creación de un turismo más sostenible y que marque el comienzo de un desarrollo que beneficie a un país como Perú, lleno de riquezas que no siempre han sabido aprovecharse.

Sin embargo, sé que más allá de historias andinas de cóndores, de imponentes paisajes y de sombreros indígenas de diversos colores, la realidad es más cruda y que conseguir el bien común y ese soñado desarrollo turístico sostenible, no es tan fácil. Todavía hay que recorrer un buen tramo hasta conseguirlo y trabajar duro. Voy a poner un ejemplo que si bien es de Perú, es de otra zona, más al interior, en la región amazónica.

Se trata de la zona de la Región de Madre de Dios, que ha desplazado a la región de Loreto como la entrada obligada a los turistas que querían conocer la Amazonía peruana.

La economía local de este área mantiene unos niveles de INFORMALIDAD notables, un indicador que muestra la debilidad de las estructuras estatales. Diversas ONGs han afincado aquí sus bases y proyectos operacionales, cobrando un gran protagonismo. Se trata de una región con un reciente aumento de la población debido al atractivo de la explotación maderera y la extracción del oro. Por otro lado, es una región que presenta numerosas tierras "no ocupadas" (es decir, que incluso aunque estén ocupadas por los nativos de la región, estos no poseen títulos de propiedad sobre las mismas).

Madre de Dios cuenta con dos tipos de turismo:

  • Elitista, concentrado en el Parque Nacional del Manu. Se entra desde Cuzco.
  • En torno a Puerto Maldonado, junto a los rios Madre de Dios y Tambopata.

La mayor parte de las empresas turísticas tienen un origen foráneo, como también lo tienen los trabajadores especializados. La población local participa pero básicamente en trabajos poco cualificados y eventuales. Es muy común el compatibilizar este trabajo con otros, surgiendo un contexto marcado por la pluriactividad. A medida que la actividad turística ha ido creciendo, han ido apareciendo más empresas del ramo en torno a algunos atractivos naturales como el lago Sandoval o el río Madre de Dios. Alrededor de este rio se han ido construyendo numerosos albergues.

El destino se vende como turismo de naturaleza por su biodiversidad. Puerto Maldonado es fundamentalmente un lugar de paso. El turista es recogido en el aeropuerto y llevado directamente a lodges, donde pernoctan dos o tres días, sin que tengan apenas contacto con la ciudad. De ahí seguirán su ruta a otros puntos emblamáticos del turismo de Perú. Es decir, la oferta turística de esta región está englobada en un paquete mayor en los que se incluyen Arequipa, Cuzco, Machu Pichu, etc.

Salvo turistas estudiantes independientes y mochileros, se intenta que el turista permanezca en la zona del bosque amazónico unas tres noches, en los que no tiene contacto con la realidad de la comunidad local (vive en una imagen inducida) sin llegar a albergarse en los hoteles de la ciudad.

La oferta turística se empezó a articular cada vez más en torno a las medidas medioambientales de protección de los lugares naturales. Algo que a nuestros ojos es natural y positivo, fue el origen de una fuente de problemas para la comunidad local. En muchas ocasiones, las ideas preconcebidas de desarrollo sostenible, cuidado por el medioambiente, etc. que se dan el el mundo occidental chocan con la realidad de la diversidad cultural y económica de regiones como las del ejemplo.

Sigo con el caso para que se entienda de lo que hablo: en la comunidad de Baltimore, en Madre de Dios, el espacio pasó a tener otro significado debido al pujante sector turístico. La población local se vio obligada a buscar nuevas alternativas en el contexto urbano (ya que las tierras naturales fueron aprovechadas para actividades turísticas o protegidas legalmente por su valía medioambiental, obligando a los locales a abandonar sus actividades madereras, de extracción de oro o campesinas), dándose un proceso migratorio, especialmente hacia dichas zonas úrbanas.

Nuevos actores sociales (tanto particulares como empresas turísticas) compran tierras. Los precios que se pagan a los locales son insignificantes para el comprador aunque en un principio parezcan de peso para los locales. Estos se desplazan y en poco tiempo gastan ese dinero ganado. No se adaptan al nuevo contexto urbano, que conlleva un coste de vida mayor, dejando en evidencia lo que se cobró por las tierras, que no es suficiente para evitar dificultades en la ciudad. La marcha de población trae nuevos pobladores, empresas con fines recreativos y turísticos. Se compran tierras para preservarlas y enseñarlas al turista por parte de empresas turísticas. También hay un contingente de poblaciónm que se ha ido asentando en tierras libres para con el tiempo reclamar su derechos sobre las mismas. Todas estas situaciones empezaron a generar una situación de conflicto social. Dicho conflicto aumentó cuando ciertas familias locales decidieron aprovechar el tirón turistico y pasaron a alquilar espacio en sus propias viviendas a turistas mochileros. Al ver ganancias, se animaronm a construir albergues para ampliar elnegocio utilizando como financiación los escasos ingresos conseguidos además de pedir prestado (a través del Banco de Materiales). Esto generaba conflicto con antiguos pobladores locales que querían seguir dedicándose a la madera o la cosecha. El caso es que cuando el turismo empezó a cobrar más importancia, los turistas fueron canalizados por otras empresas. Los nuevos empresarios locales, al no tener una formación especializada, no saben afrontar la situación porque no tienen posibilidades de promocionar su producto turístico y se encuentran endeudados por el préstamo. Es en este punto donde entran a ayudar las ONGs.

Pero las ONGs prestan ayuda siempre dentro de unos cauces estandarizados (y son estandarizados a nivel internacional porque sólo cumpliendo unos requisitos concretos en sus proyectos consiguen financiación. Es decir,similares standards se utilizan de baremo para aceptar un proyecto en Uganda que en Perú...aún cuando estén en continentes y realidades distintas) que tienden a ponderar la preservación medioambiental por encima de todo. En la práctica se agudiza la división social local, ya que una parte de la población se muestra escéptica, habituada a la intervención de ONGs y otra parte pondrá más interés en las actividades de estas ONGs porque tienen implicaciones en el negocio turístico. Los logros de las ONGs con talleres capacitadores, etc tienen una escasa repercusión en el tiempo, porque no son consistentes y dependen de financiación externa. Inclusive se plegan a intereses contraproducentes. Al final, el resultado es un número de ONGs trabajando en la zona, con diversos proyectos pero que en realidad sólo llevan a cabo medidas parciales y descordinadas entre ellas. Lo peor es que a veces se articula un discurso que tiende a responsabilizar a la propia población local del fracaso de las acciones.

Tags: Desarrollo, Perú, ONGs, Pobreza
Licencia: Reconocimiento
Añadir comentario 7 comentarios
José María Saldaña de la Calle

Puerto Maldonado y la Reserva de Tambopata fue una de las experiencias de selva que más me impactaron. Los hoteles tienen diseñadas rutas para los tres días de estancia y el madrugón para ver la "collpa de los papagayos" fue algo impensable sino estás preparado. He tenido la suerte de poder volver en dos ocasiones y en breve publicaré una presentación con todas las fotos que saqué.
Por cierto, el atardecer en la selva desde el río es otra de las sensaciones de sonidos y colores que te dejan impresionado.

Escrito el 12 de Enero de 2010, hace más de 3 años
Daniel Villagrán
#2 daniel dice:

Estimado JMiguel. Muy interesante tu blog y creo que es un ejemplo práctico de cómo el turismo puede convertirse en un destructor de entornos al igual que otras actívidades económicas.

Desde mi perspectiva está claro que siempre el turismo tiene unos impactos negativos (y positivos) sobre el territorio y que estos impactos negativos son los que desde una perspectiva de Turismo Responsable tenemos que saber gestionar y tratar...

En todo caso si la oferta tiene que adaptarse también hemos de saber hacer adaptar a la demanda... Y ahí es donde tienen que entrar, más allá que profesionales de la cooperación al desarrollo, profesionales turísticos que sepan por dónde atacar a una demanda interesada en compartir, intercultura, cuidado, conocer, etc.

Dentro de un destino que trabaje por un Turismo Responsable harán falta varias cosas, entre ellas:

1) Formación a los agentes locales para que estos sean los protagonistas de su propio desarrollo. Esto, en España, se hace a través de empresas especializadas financiadas por el propio gobierno. En el Sur del mundo es más complejo ya que, como tú bien dices, el Estado no existe en muchas zonas y, por ello, son las ONG las que ocupan este espacio... Pero es dificil encontrar profesionales del turismo entre las ONG de tal forma que finalmente cuando se está trabajando con ellos, en muchos casos, no están pensando en algunos de los elementos más básicos del turismo: El confort necesario para tener cubierto lo básico y necesario para un turista "occidental" y que puedan estar atentos da experiencias de otro tipo.

2) Trabajo sobre la demanda para poder acceder a mercados interesados en consumir estos servicios más cercanos a la población local. En este sentido es muy interesante el círculo vicioso que cuentas: Como la población local no está formada el inversor extranjero se hace con el producto gracias a la posibilidad que tiene de acceso al mercado y deja las migajas (cuando deja algo) al primero.

Quizás esto podría apañarse si las ONG fueran capaces de ver que el Turismo Responsable es turismo y como tal exige una adaptación para ofrecer una oferta de cálidad a un turista que, bien, busca experiencia pero también ir de viaje y tener una oferta más o menos "comoda" aunque no standard.

Igualmente si las estrúcturas de comercialización pudiesen trabajarse desde lo local trabajando en el receptivo como elemento clave para ordenar una oferta que pueda interesar. Este receptivo además debería, y ahí es donde entra una cooperación interesante, poder colocar su producto a través de internet y con toda la tecnología disponible, en el mercado emisor a través tanto de venta directa como de venta a mayoristas...

En fín , que es complejo esto de ver cómo el turismo puede apoyar lo local sin cargarselo, pero de verdad creo que es posible y que se pueden encontrar soluciones interesantes en cada caso (sobre todo porque existe una demanda interesada en consumir servicios de este tipo).

Un saludo.

Escrito el 13 de Enero de 2010, hace más de 3 años
Juan Miguel Rodríguez Rodríguez
#3 JMiguel77 dice:

Gracias Jose María y Daniel por vuestros comentarios.
José María, me gustaría oir más de tu experiencia allí. Desde el punto de vista de un turista, (y no tanto como profesional), ¿qué percepción tuviste en relación a las comunidades locales? ¿y los que te acompañaban, lo demás turistas? ¿qué visión manifestaban?
Daniel, me gusta ese punto de vista con respecto a la demanda y no sólo a la oferta. Como bien dices, las ONG no cuentan en su mayoría con profesionales del turismo, sino con profesionales del desarrollo y la ayuda humanitaria, cuyo enfoque es distinto. Al respecto, pero desde unos resultados más positivos, quiero publicar pronto otro post sobre unas actividades de turismo y desarrollo en Chile. La participación local tiene que ser impulsada desde el profesional que le haga ver los beneficios. Claro, que como bien dices, es dificil.
Un saludo!!

Escrito el 13 de Enero de 2010, hace más de 3 años
José María Saldaña de la Calle

Juan Miguel, mi experiencia no fue como turista sino como acompañante de un grupo en una ocasión y como control de circuitos en otra.
En ambas, no he tenido apenas contacto con la población local. Los turistas llegan al Lodge y comienzan las actividades programadas durante los tres días de estancia. Todas las comidas se realizan en el Lodge.
.
Las excursiones son travesías fluviales por el río Tambopata y el Madre de Dios, caminatas guiadas por la selva y rutas para el avistamiento de la fauna local.
Ningún contacto con la población indígena, salvo el personal que trabaja en los Lodges. Ni siquiera se realiza una visita a Puerto Maldonado. Nada más llegar se realiza el traslado y el día de salida el correspondiente al Aeropuerto.
La impresión general de la gente es muy buena, salvo para los que no tienen muy claro las incomodidades de la selva y que los Lodges no son hoteles de lujo.
.
Muchas anécdotas con la fauna con la que nos tropezamos e impresiones muy gratas en cuanto a los paisajes y la sensación de aventura que se vive entre una exuberante vegetación, fauna muy llamativa y colores, sonidos y paisajes que te acompañan de día y de noche, especialmente de noche que se hace sobrecogedora.
.
No es un lugar para turistas que busquen comodidades o que sean especialmente sensibles a los “bichos”. Las picaduras son constantes y es necesario ir vacunado y prevenido contra todo.
.
Una de las impresiones que todo el mundo trae consigo es la travesía que se realiza a la “collpa de los papagayos”. Miles de todo tipo de loros, lapas, papagayos y demás, acuden a obtener las sales minerales necesarias en un farallón del río. Se pueden observar la llegada de todos ellos, en grupos y en parejas, con variedad de colores y entre una algarabía de sonidos y cotorreos.
.
Otra de las inolvidables experiencias es vivir el paso del atardecer al anochecer desde las canoas. No sólo por los colores tan fantásticos sino también por poder ser testigo del paso de un tipo de sonidos diurnos y un silencio cuando el sol se pone que da paso a otros sonidos diferentes producidos por los animales nocturnos.
.
Como te decía, en breve publicaré una presentación con imágenes de toda esta aventura.

Escrito el 13 de Enero de 2010, hace más de 3 años
Juan Miguel Rodríguez Rodríguez
#5 JMiguel77 dice:

Umm, gracias José María,...como un safari a la Peruana!! Estoy ansioso por ver esa presentación.
Respecto a la población local y la interacción con los turistas es una pena que no se aproveche este tipo de viajes para lograr una mayor concienciación social (que no medioambiental, la cual ya se realiza) implicando a los locales un poco más y despertando curiosidad y conocimiento al turista (en cuanto a cómo afecta a los nativos), aunque la verdad es que esto ocurre en cualquier viaje planificado, no sólo en Perú.
De nuevo, espero esa presentación. Siempre es un placer leer lo que nos cuentas.

Escrito el 13 de Enero de 2010, hace más de 3 años
Annie Burbano

Es una pena que los gobiernos sudamericanos concedan beneficios, como no cobrar impuestos, a las empresas extranjeras que quieran invertir en su país, sin llegar tambien a un acuerdo sobre las regalías que deben dejar en los territorios. Lo suyo seria que el empleo de una plantilla de locales de un mínimo del 80%, formación tanto para empleados y escuelas para los niños de la región (ya q en estos países la educacion publica no cubre la demanda) fuera obligatorio para las empresas extranjeras.

Escrito el 13 de Enero de 2010, hace más de 3 años
Juan Miguel Rodríguez Rodríguez
#7 JMiguel77 dice:

Totalmente de acuerdo contigo, Annie. Pero no es solamente un problema que se adscribe a Latinoamérica, si no que también sucede en la gran mayoría de países en vias de desarrollo. Si estos gobiernos no toman medidas como la que indicas, la Responsabilidad Social Corporativa parecía que podía ayudar a limar diferencias favoreciendo de algún modo a velar por una imágen limpia y altruista que se correspondiese en actos reales. Pero basta una crisis como la actual para recortar la importancia de dicha responsabilidad en muchas empresas en favor del recorte de costes. O como en el ejemplo expuesto, dedican sus acciones a preservar el medioambiente (una política muy loable) sin apreciar los daños colaterales en cuanto a conflicto social.

Escrito el 14 de Enero de 2010, hace más de 3 años