Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Rincón web de JMiguel77
Juan Miguel Rodríguez Rodríguez

A bordo del HMS Beagle...

Como Darwin, me embarqué en un navío sin saber donde me llevaría...y empecé a descubrir el origen de todo. De la Historia al Turismo y sigo descubriendo...

Juan Miguel Rodríguez Rodríguez
Publicado por JMiguel77 el 16 de Abril de 2010

Vengo observando √ļltimamente la galer√≠a de temas morbosos que asoman por nuestros medios de comunicaci√≥n y me pregunto como afecta en la psycolog√≠a del turista de a pie. Sexo, muerte, violencia, esc√°ndalo,....cualquier serie o programa de televisi√≥n que aspire a una cuota relevante de share debe contener unas gotas de "morbo": ya sea un concurso de baile al servicio de la explotaci√≥n de la figura (juguete roto) de una exnovia de un torero o ya sea a la hora de mostrar la crudeza de los restos de los fallecidos en un atentado en un metro de estaciones de marmol. Todo vale. Todo es informaci√≥n.

Inevitablemente, estas tendencias han modificado los valores sociales (o quizás sea al reves: primero cambiaron los valores y se reflejaron en estas tendencias...) y hemos dejado de jugar a Sonic o Mario Bros. para pasar a ser soldados en juegos de intensa realidad como "Medal of Honor", etc. Lo mismo ocurre en el cine, ya no se nos sugiere: ahora se muestra. Nadie llora hoy día con la muerte de la mamá de Bambi, quieren ver a Bambi sufrir y después hacer un "talk-show" o una "run-table" sobre ello, donde opinen los que a falta de profesores de algo son aprendices de todo.

Los ni√Īos no juegan con juegos de ni√Īos, juegan a ser adultos y¬†lamentablemente (y repugnantemente) algunos adultos parece que cada vez se divierten m√°s "jugando" con ni√Īos. De nuevo el talk-show, los contertulios y la audiencia.

Y bien, ¬Ņc√≥mo se refleja esta tendencia en el turismo? Los turistas viajamos, seguimos acudiendo a la playa, a la monta√Īa, al campo. Solo que ahora llevamos una c√°mara de varios megapixeles en nuestro movil para cazar la instantanea del cuerpo desnudo de la vecina en la arena de la playa; la misma c√°mara incorpora video para grabar como el alud de nieve se lleva por delante a los esquiadores en la monta√Īa y al campo no sabemos acudir sin un gps (en nuestro movil, claro) a grabar actos sexuales en la tienda de campa√Īa de mi amigo/a. Bendito movil, bendita tecnolog√≠a. Y bienaventurados los morbosos que la tienen a su disposici√≥n para sus fines a costa del resto.

Pero no es ese el tema de mi post. He querido exagerar e ironizar, obviamente, pero lo que me llama la atención son las motivaciones que impulsan a algunos turistas a visitar tal o cual destino. No dejo de pensar que como seres humanos, hay un gran peso del concepto "morboso" en dichas motivaciones.

Visitando el campo de concentraci√≥n de Dachau a las afueras de Munich, no pude sino quedar impresionado por los peque√Īos barracones y las min√ļsculas camas-cuna de madera para los reclusos deportados all√≠. La larga exposici√≥n de objetos y fotos de las v√≠ctimas impresiona y sin embargo, all√≠, rodeado de tantas huellas de horror, todav√≠a recuerdo como todos (me incluyo) buscabamos la foto junto a la puerta del campo, en la que forjada en hierro se puede leer la frase "Arbeit macht frei" (el trabajo os har√° libres)...y el chiste f√°cil surg√≠a al instante: "Esto lo pondr√≠a yo a la puerta de mi trabajo"...etc., etc. Incluso la gente sonr√≠e en las fotos. Menos gracia generan las visitas a los Killing Fields de Camboya donde, en dichos campos todav√≠a se muestran apiladas las calaveras de cientos, si no miles, de v√≠ctimas del r√©gimen de¬†Pol Pot. inclu√≠dos en itinerarios tur√≠sticos. ¬†

Un compa√Īero de trabajo, recientemente me confes√≥ que lo que le hab√≠a impulsado a hacer el a√Īo pasado un viaje de vacaciones por¬†Normand√≠a era visitar los¬†campos de batalla¬†influenciado por los videojuegos de la Segunda Guerra Mundial.

Me cuesta encontrar gente que haya ido o est√© planeando ir a Tailandia y no me mencione el espect√°culo de las pelotas de ping-pong (el Ping-pong show district) sin ni siquiera mencionar la edad media de las ni√Īas ejerciendo la prostituci√≥n por las calles (sin descontar tema de enfermedades, etc.)

En París, los aprendices de poetas frustrados, los corazones rotos, y imitadores de Dorian Gray visitan en el cementerio de Père-LaChaise la tumba de Jim Morrison, de Edith Piaf o de Oscar Wilde. Los tres con vidas trágicas, marcadas por el escándalo, por el exceso, y no dudo que por la genialidad. Y en Europa hay rutas turísticas de cementerios.

Siguen las peregrinaciones a Graceland, en Menphis (EE.UU.) para recordar a Elvis Preysler y muchos, cuando visitan New York, se hacen una foto delante del edificio Dakota, donde viv√≠a John Lennon cuando lo mataron y se hab√≠a rodado unos a√Īos antes La Semilla del Diablo de Roman Polansky.

Algunos se aventuran a visitar la Am√©rica profunda de Kansas tras leer la cr√≥nica de los asesinatos all√≠ cometidos y relatados por Truman Capote en A sangre Fr√≠a y por supuesto, ¬Ņqu√© decir de la visita obligada a la Zona Cero donde tuvieron lugar los terribles atentados del 11 de septiembre?

¬ŅEs el morbo un motor de b√ļsqueda de destinos?, ¬Ņes simplemente un elemento m√°s del destino a tener en cuenta en su explotaci√≥n? ¬Ņes √©tico? con un mundo tecnol√≥gico que permite colgar en la red cualquier cosa, ¬Ņse est√° respetando la integridad y la privacidad de aquellos que dieron un significado tr√°gico a dichos destinos? ¬Ņatrae el respeto o atrae el morbo? ¬Ņsirve para guardar la memoria de una masacre con el fin de que se valore y no vuelva a suceder¬†o para decir "mira, yo estuve aqu√≠" tan s√≥lo? ¬Ņes l√≠cito hacer negocio con ello?

 

 

Tags: morbo, motivación turística, ética, turismo de la muerte
Licencia: Reconocimiento
A√Īadir comentario 7 comentarios
Magdalena Camps
#1 mcamps dice:

Uau‚Ķun post para leer y reflexionar.... Creo que hay grados y grados y lo que para unos podr√≠a ser una experiencia- actividad morbosa o curiosidad perversa para otros ser√≠a una experiencia, quiero entender que planteada con respeto. Puede ser que en el fondo tengamos la necesidad innata de tocar las cosas con las manos, de tomar conciencia f√≠sicamente de sucesos hist√≥ricos, de ‚Äúcomprobar‚ÄĚ que es verdad y que de alguna forma hemos podido ser testimonio de ello, a nuestra manera y espero que la mayor√≠a con respeto. Con esto no quiero descartar que para muchos el morbo acabe siendo la motivaci√≥n real del viaje, porque es as√≠ y porque hay de todo en el mundo....
Este post que no deja indiferente…

Escrito el 16 de Abril de 2010, hace m√°s de 3 a√Īos
Montse Ferrer Sans
#2 montse dice:

Qué velocidad de sensaciones, a golpe de párrafo. Y todavia he echado de menos el barrio rojo de Amsterdam o sus coffee shops, y cierto cementerio en Cuba también.
Sí, quizás debemos verlo para acabar de creerlo.
Pero el morbo es una obsesi√≥n, y la curiosidad no. T√ļ planteas donde est√° la frontera?

Escrito el 16 de Abril de 2010, hace m√°s de 3 a√Īos
Xavier Canalis
#3 canalis dice:

Algunos especialistas llaman a este fenómeno Dark Tourism. En Hosteltur publicamos un artículo al respecto, citando un interesante estudio de los profesores Philip Stone y Richard Sharpley, de la Universidad de Central Lancashire, Reino Unido. Os paso el enlace:

http://www.hosteltur.com/noticias/59849_dark-to...

Escrito el 16 de Abril de 2010, hace m√°s de 3 a√Īos
Manuel Colmenero Larriba
#4 manel dice:

a vece no podria ser un cierto homenaje a algo que admiraso te conmueve, no creo que haya nada de morbo en visitar un campo de concentración o un campo de batala, o la zona cero... si yo fuera seria para recordar el horror y no olvidarlo jamas, recordar que el hombre es el unico animal que tropieza dos veces en la misma piedra

Escrito el 16 de Abril de 2010, hace m√°s de 3 a√Īos
Juan Miguel Rodríguez Rodríguez
#5 JMiguel77 dice:

@Magadalena: normalmente la gente act√ļa con respeto pero he podido comprobar que un segmento de esa gente muestra ese respeto porque es lo que socialmente est√° instaurado o supuestamente es "lo que dicen que hay que hacer", pero no porque salga de ellos mismos. Y te das cuenta en cuanto afloran chistes, o cuando se fijan en lo irrelevante frente a la presencia inevitable de las huellas de un acontecimiento horroroso.
@Montse: pensé en lo de Cuba, pero no quería alargarme con el post,....me interesa ese apunte que dás sobre esa línea imaginaria entre morbo y curiosidad. Precisamente ahora, en el mundo de internet, esa línea es cada vez más difusa. Al haber más libertad, es el propio individuo quién debe poner esa línea y ello acarrea asumir mayor responsabilidad.
@Xavier: a ver si reviso tu enlace, pero ya había oído hablar de ese Dark Tourism y de hecho, fue uno de los elementos que me impulsó a escribir el post. No he leído a Philip Stone y a R. Sharpley pero en cuanto lo haga, opino al respecto.
@Manuel: Auschwitz puede conmoverte y la motivaci√≥n no tiene porqu√© ser forzosamente morbosa pero otros ejemplos como el Barrio Rojo de Amsterdam (que indicaba Montse) se definen por el morbo b√°sicamente. Y se acepta. Imagina una peque√Īa ruta por los barrios rojos de las principales ciudades europeas.....cada uno a su estilo, con sus burdeles, con su submundo, etc....parecer√≠a de mal gusto a una mayor√≠a pero tendr√≠a su cuota de mercado (en Inglaterra hab√≠a un programa televisivo que trataba el tema llevando a su reportero cada semana a una capital a explotar las posibilidades de ocio extremo y de exceso: drogas, alcohol y prostituci√≥n). Evidentemente, la mayor√≠a no nos movemos por un morbo oscuro pero como expone Montse, ¬Ņsomos capaces de situar la frontera entre morbo y curiosidad? ¬Ņespecialmente en una sociedad que es tremendamente visual y que cada vez se apoya m√°s en el "aqu√≠ y ahora"?
Dicho lo cual, soy el primero que entiende las motivaciones de carácter histórico y el primero que las comparte dado que la historia es algo vivo y no solo muerto en un libro.
Gracias por vuestros comentarios.

Escrito el 16 de Abril de 2010, hace m√°s de 3 a√Īos
Miguel Angel Campo Seoane

Pudiendo reconocer que haya turistas movidos por el morbo, tambien es cierto que una mayoría, por lo menos así lo quiero pensar, visitan determinados lugares, en los que han ocurrido tragedias, sin duda con curiosidad, pero también con respeto y un cierto sentimiento, de que aquello nunca debió ocurrir.

Con respecto al cementerio de Cuba, me imagino que es el de La Habana, creo que como fué mi caso, mas que el morbo, lo que impulsa a visitarle es el placer de ver verdaderas obras de arte en muchos de sus maravillosos panteones.

Si alguna vez vuelvo a Cuba, no dudo de que una visita obligada sera a ese cementerio y no por morbo alguno, si no por puro placer estético.

Escrito el 16 de Abril de 2010, hace m√°s de 3 a√Īos
Montse Ferrer Sans
#7 montse dice:

Es muy interesante lo que planteas en este post. Sé que los casos de rutas morbosas de la mujer, suele rondar una cierta misoginía cultural que si alguien ha tenido la oportunidad de leer a "Las hijas de Lilith" de Erika Bornay, incluso quizás se asuste de comprobar lo misógino que una persona cualquiera puede llegar a ser. Y es uno de los ensayos sobre el tema más ampliamente contrastados y objetivo.
Este es un post de raíces antropológicas creo yo. Y he buscado algo de información y he encontrado este pdf de antropología turística, que narra un curioso caso.
En la pagina 7, nos habla del caso de Tana Toraja, en el centro meridional de la isla de Sulawesi,cuya vida social del lugar se desenvolv√≠a alrededor de los rituales funerarios (confieso que en zonas de Guatemala me era muy curioso ¬Ņ? ver a la gente con su propio ata√ļd, todos de colores, ahora llevandola al pintor a pintarlo, ahora a repararlo al carpintero...).
Pues bien resulta que irrumpe el turismo en los a√Īos 60-70, atra√≠do por ese morbo.Este hecho, que en un prinicipio pudiera considerarse como beneficioso para su turismo, resulta que provoc√≥ numerosas mutaciones en su estructura socioecn√≥mica. Se perdi√≥ la finalidad ceremonial de los entierros, pas√°ndose a espect√°culos m√°s o menos circenses: el turismo √©tnico/mortuorio de Toraja consigui√≥ desvirtuar el fuerte contenido de sus tradiciones locales convirti√©ndose en su principal fuente de ingresos y las tradiciones se adaptaron a los tiempos y a los acontecimientos.
Si os interesa el documento completo (nueve p√°ginas) se encuentra en http://bit.ly/aCPgZA

Escrito el 17 de Abril de 2010, hace m√°s de 3 a√Īos