Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Rincón web de Angeles
Ángeles  Vargas

La chica de la tele

Ángeles  Vargas
Publicado por Angeles el 3 de Marzo de 2011

Conservar el mismo puesto de trabajo durante un tiempo razonable puede ser una garantía para conseguir la promoción y las oportunidades en el caso de los directivos y trabajadores hoteleros. Más que una cuestión de imagen de cara a empresas consolidadas que apuestan por los profesionales serios y estables, se trata también de una forma de asegurar que la formación y la experiencia son asimilados, lo que se convierte en sí mismo en un valor para el trabajador.

Como publica hoy HOSTELTUR, mantenerse en el puesto, puede ser la clave para un buen curriculum. Y es que según coincidieron los expertos presentes ayer en el I Foro de acceso al mundo laboral y promoción interna en el sector hotelero, celebrado en Sevilla, un profesional que cambia de empresa cada dos por tres no convencerá a los contratadores, por muy buenas referencias que tenga.

El título de este post es porque me recordaron la famosa frase de un político español siempre controvertido de "el que se mueve no sale en la foto", aplicable a tanto ámbitos. En el mismo sentido de cuidar la imagen, se habló también de que la sobreexposición en redes sociales transmite una imagen de inmadurez, nada deseable, por lo que aconsejan a los profesionales ser muy selectivos con esta presencia.

Si tenéis un rato, echad un vistazo al artículo completo en el diario y ya nos contáis cuál es vuestra opinión.

Saludos,

Ángeles

 

 

Tags: formación, directivos, hostelería, RRHH
Añadir comentario 9 comentarios
Esther Mascaró Puntí
#1 Esther dice:

Es cierto que la estabilidad es un valor para nosotros, algo que no ocurre en sociedades como la norteamericana, por ejemplo. Me parece lógico que se valore en un trabajador esa estabilidad en un puesto y en una empresa, aunque ello no siempre signifique que la empresa tiene en cuenta la experiencia y conocimientos de esa persona, ni tampoco que ese trabajador sea alguien inquieto por aprender y crecer...
Por mi parte admito que sospecho cuando veo que alguien ha pasado por muchos trabajos en poco tiempo... no pienso que sea alguien activo, inquieto, con ganas de aprender..., sino más bien que no interesa contar con alguien sin paciencia..., formar a alguien requiere su tiempo, paciencia y constancia por parte de trabajador y empresa.
Antes uno podía realizar toda su vida el mismo trabajo... recuerdo que mucha gente quería entrar en Correos, Trasmediterránea, Aviaco (¿os acordáis?) porque eran trabajos "para toda la vida". Pienso que por suerte ese concepto ha perdido mucha aceptación, y es muy bueno conocer varios puestos de trabajo, empresas, directivos, jefes, compañeros... siempre se aprende mucho de todos ellos, de lo bueno y de lo malo! El profesional, el directivo, el empresario de hoy en día ya no puede conformarse con ocupar toda la vida el mismo puesto, se pierde toda una riqueza que luego no podrá aplicar a su propia empresa o a su propio puesto...
Como siempre, lo ideal está en la mitad, en el término medio entre la movilidad improductiva y la estabilidad narcotizante.

Escrito el 3 de Marzo de 2011, hace más de 2 años
Eduardo Serrano Martínez
#2 7812074 dice:

Well, squeeze me!!! Que diría una que yo me sé.

Menos mal que Jóse Contreras es amigo mío y precisamente estoy hablando con él en estos momentos de algún tema de trabajo, que sino pensaría que lo dice por mí.

Eso sí, etorno el mea culpa por todos los que sois como yo, activos, sociales, inquietos. Mea culpa por investigar y estudiar, por pensar, razonar y hallar soluciones, por ser autónomo y por necesitar poca supervisión. Mea culpa por pensar estratégicamente y buscar siempre lo mejor para mis proyectos, los de mi empresa, los de mis colaboradores y amigos. Mea culpa porque casi siempre me hayan venido a buscar para proyectos complejos y para solucionar lo que nadie solucionaba. Mea culpa por pagarme toda mi formación, porque hasta ahora y llevo muchos años en esto, no he estado en ninguna empresa salvo las hoteleras extranjeras, que haya invertido en mi formación y crecimiento.

¿Porqué es tan distinto en otros países que nos barren?

Que yo sepa todo el mundo busca una cierta estabilidad, aunque algunos tengamos un carácter menos rutinario y nos guste ver cosas distintas. ¿Cuantas empresas españolas diseñan un plan de carrera para sus mejores RRHH independientemente de su nivel en la estructura y salvo sucesos incontrolables, invierten y se ciñen a él? ¿Cuantas le son tan fieles a sus empleados como ellas piden para sí mismas?

A modo de reflexión, recuerdo que cuando estudiaba Dirección Hotelera, Mr. Gallagher, nuestro profesor de Organización y Dirección Hotelera, ex F&B Vicepresident the Hilton para más inri, se sorprendió ante la pregunta de un compañero de estudios, que le insinuó que un trabajador ha de ser fiel a la empresa, siendo contestado por el profesor, que uno ha de ser fiel a las personas y empresas, en la misma medida que lo son con él.

Escrito el 3 de Marzo de 2011, hace más de 2 años
Miguel Angel Campo Seoane

Totalmente de acuerdo Eduardo, ¿porque las empresas pretenden que sus empleados les sean fieles, si ellas no son capaces de serlo con sus empleados? a los que en la mayoría de casos, y más aún, en situaciones de crisis como las actuales, intentan estrujar hasta limites insospechados.

El trabajador tiene el deber de ser honrado, buen profesional y rentable para la empresa en la que trabaja, pero su fidelidad, debe ser para su familia y amigos, y para la empresa en la justa medida en que esta lo sea con él.

Con respecto a la idea de estabilidad, la considero de interés una vez se ha adquirido un adecuado nivel de formación, y con ella se ha llegado a alcanzar un puesto de responsabilidad, pero durante al menos los diez primeros años de profesión, es necesario conocer diferentes modelos de trabajo, y pasar por todos los departamentos, y para hacerlo de forma rentable para el trabajador, solo puede hacerlo a base de moverse de una a otra empresa, ya que en gran número de empresas de este país, se confunde la formación con explotación, y esta última pocas veces se acompaña de posterior promoción, si no es para seguir explotando al trabajador.

Lo que he aprendido moviéndome, jamas lo hubiera aprendido en una empresa por buena que esta hubiera sido, y es lo que me ha permitido ser rentable en todas las empresas para las que he trabajado, ni me hubiera permitido tener la calidad de vida, ni adquirir la seguridad en mi mismo, que he tenido hasta el día de mi jubilación y sigo teniendo después de haberme jubilado.

Escrito el 3 de Marzo de 2011, hace más de 2 años
Eduardo Serrano Martínez
#4 7812074 dice:

Bueno, ahora fuera de bromas y sin retractarme de lo dicho, pues no soy de la opinión de que la movilidad sea mala y no es lo que he escuchado últimamente en mis departamentos de RRHH, una de las cosas que a mi me preocuparían si participara en un foro de empleo y escuchara estas afirmaciones, no es tanto el hecho de que alguien pueda considerar que estar poco tiempo en un mismo trabajo (¿o querían decir empresa?), no es positivo, sino si quien lo dice y piensa es consciente de algunos aspectos:

- En España, donde las empresas tienen cierta alergia a hacer fijos (y entiendo los porqués) y la administración tiene en estos momentos los modelos de contratación que tiene, es difícil que un recién entrado en una empresa, esté más de 9 meses trabajando en esta (a menos que tenga un contrato de prácticas. ¿Cómo se le puede pedir continuidad a nadie si nuestra política es no hacer fijos?
- En España, donde abunda la obsesión por la titulitis y donde animamos a los chicos a que en lugar de ir por etapas graduales en su formación, asentando su vocación y clarificando sus metas, se metan entre pecho y espalda carreras de 4 a 6 años, seguidas de al menos un Master, como paso previo a trabajar, e incluso Masters Internos como paso previo a una figura supervisora (que no de mando o directivo…. ¿cómo pretendemos que estas mentes formadas e inquietas, no tengan deseos, no quieran aportar, no quieran crecer, y sobre todo, no aspiren a estar siempre haciendo lo mismo?
- En España, donde nos gusta presumir de empresa moderna, pero toleramos más bien mal el debate, la diferencia de opiniones y practicamos poco la dirección participativa… ¿Cómo queremos que estos mismos chicos se sientan motivados, si muchas veces ven que el que más progresa no es el que mejor lo hace, sino el que menos lleva la contraria y los formamos para luego acallarlos?
- En España, donde tenemos una mercado de trabajo relativamente estático, donde los puestos directivos están copados y las sillas no se mueven, ¿cómo esperamos que alguien con formación y espíritu, no piense que mejor se va a arar a otro campo porque en ese ya está todo sembrado?
- En España, donde un abogado sólo puede ser eso y un ingeniero sólo ingeniero…. ¿porqué hablamos tanto de talento, si no entendemos que el talento no tiene fronteras y confundimos estudios y especialización con éste?
- En España, donde en los últimos años se han abierto muchos proyectos nuevos y se han cerrado o vendido otros tantos, por aquello que llevamos tan metido en vena y que se llama especulación…. ¿Qué culpa tienen muchos Chicos y compañeros de que los propietarios hayan confundido caja con cuenta bancaria y los hayan dejado en la calle, que se hayan hecho inversiones condenadas al fracaso, que se hayan vendido unidades de negocio libres de carga?

Muchos de ellos, sino todos, soñarían también con un mundo perfecto de carreras estables, reconocimiento y progresión, donde poder tener una familia y una vida medio normal, pero a poco que observemos, el mundo en el que vivimos no es así y como no lo es, todos deberíamos abrir un poco más nuestras mentes.

¿Porqué las multinacionales turísticas extranjeras, rotan a sus directivos durante toda su vida joven (hasta los 50 años más o menos), sin permitirles más de tres años en una plaza y animándoles a que cada dos años más o menos, progresen en el escalafón e incluso cambien de departamentos, obteniendo una visión multidisciplinar? ¿Porqué sus estructuras están plagadas de gente que viene de sectores en principio dispares y ajenos al turismo, y sin embargo, son los más grandes?

A menudo y sobre todo en los últimos años, he escuchado en los Comités Ejecutivos de las empresas, o en el despacho de lo Consejeros, criticar a fulano o a mengano, para tiempo después y en otra tarea, con otros apoyos, encumbrarle porque “de repente” lo está haciendo bien. ¿Y digo yo, no será que a veces falla el método – sistema y no las personas?

Escrito el 4 de Marzo de 2011, hace más de 2 años
Luis Alberto Martinez Garcia
#5 elbrizero dice:

Joder, con perdón, Eduardo, eres como un libro abierto, me dejas atónito con ciertos comentarios. Yo he luchado por lo que soy actualmente, y quiero seguir progresando, pero cada vez es más difícil, o nos lo ponen más difícil. En la empresa en la cual trabajo actualmente sólo dan cursos contra incendios y alguno de PRL. De formar al personal en lo laboral y en el día a día, nada de nada, ahora sí, implicación toda y más, pero para ellos solo somos números que cuadrar. Sí no cuadran, a la calle.
Un saludo.

Escrito el 6 de Mayo de 2011, hace más de 2 años
Eduardo Serrano Martínez
#6 7812074 dice:

#5 elbrizero Luís Alberto, no sé si soy un libro abierto o no, pero no es la primera vez que me lo dicen. Recientemente lo escuchaba de la mano de mis Directores de A&B y parte de mi equipo, cuando salía de mi último proyecto.

Simplemente soy curioso por naturaleza, analítico y tengo una cierta facilidad para hilvanar cosas, producto probablemente de lo que aprendo de los demás, cada vez que me piden que imparta una clase y me reafirmo en que todo el mundo tiene más conocimientos de los que cree, pero cierto desorden en la cabeza.

También creo que la información debe fluir en un 90% libremente en todas las direcciones, dentro y fuera de una organización, con las debidas cautelas que haya que tener en casa caso, partiendo de la base de que sólo esa filosofía ayuda a construir grandes equipos de trabajo, equipos cohesionados, motivados y orientados a un mismo fin.

Es más, creo que las guerras no las ganan los generales, sino los ejércitos, por lo que cuanto mejor es tu tropa, mejor general eres.

Si te sirve de algo, te diré que yo siempre digo que la suerte no existe, que uno se la trabaja y también, que si uno no trabaja es porque no quiere. Que el trabajo se busca, se encuentra y sino se inventa. Siempre hay algo que hacer, siempre hay algo que aprender, siempre hay una forma de vencer los obstáculos.

Si la empresa en la que trabajas no te forma por sistema, no te quedes quieto, se trata de hacer todo lo contrario del titular de este post. Hay que moverse, hay que buscar distintas fotos, hay que analizarlas, hay que valorarlas en su justa medida y hay que elegir aquellas que mejor casan contigo, con tu visión de futuro, con tus habilidades y competencias.

Si tienes inquietudes y quieres aprender más, hay miles de fuentes y de recursos, gratis (como éste), de pago, etc. Incluso a veces hay que ir a la empresa donde uno trabaja y plantear claramente que quieres mejorar tu formación, porque muchas veces igual no es que no quieran hacer nada, sino que no se les ha ocurrido y que nadie les ha pedido nada.

En estos momentos tu empresa, como todas las de este país, está obligada a depositar un 0,7% de la masa salarial bruta que perciben los trabajadores, en la Fundación Tripartita. Si ese dinero no se invierte en el año se pierde. Con él, pueden organizar muchas cosas, con carácter grupal o simplemente financiarte parte de un programa superior que pudieras querer hacer y que tu mismo lleves de la mano. ¿Has probado a hacerlo?

Si necesitas más información sobre el tema de la formación bonificada y como gestionarla a favor de tu empresa y de tus inquietudes, te daré toda la información que quieras.

Un abrazo,

Eduardo Serrano Martínez

Escrito el 7 de Mayo de 2011, hace más de 2 años
Jesús Fernández García
#7 JFG dice:

¡Que contraste de cultura, valores y filosofia respecto al mundo Occidental!
Durante una promoción turistica en Japón, entre otras muchas cosas e información que nos suministraron los representantes del Gobierno japones, resalto lo siguiente:
>El trabajo es el primer valor por encima del resto
>Se valora, sobre todo, la permanencia en la misma empresa
>El japones -en general- cambia de trabajo 2 o 3 veces durante su vida laboral
>Considera un honor la dedidación y defensa de su empresa
>Toma una media de 12 dias de vacaciones anuales
>Intenta hacer su trabajo bien y con calidad

Por mi cuenta añado que el nivel de stress es muy alto (es cierto que la gente, por ejemplo, se duerme en el "metro", Denota falta de descanso)

En fin: lo expongo como curiosidad.

Escrito el 7 de Mayo de 2011, hace más de 2 años
Eduardo Serrano Martínez
#8 7812074 dice:

Japón, japón, mira que me gusta a mi Japón.

Jesús, no se te olvide, como anécdota, que si una persona por la circunstancia que sea pierde su trabajo en Japón, se estigmatiza (muchas veces autoestigmatiza) no se vuelve a colocar en su vida y encima se convierte en un paria de la sociedad, hasta el punto de que la mayoría se suicida....

Ni lo uno ni lo otro....

Como digo en uno de estos comentarios, todos estaríamos deseando tener una estabilidad, pero hay que trabajarla en todas las direcciones.

;)

Escrito el 7 de Mayo de 2011, hace más de 2 años
Miguel Angel Campo Seoane

Es muy difícil poder comparar las culturas japonesa y mediterránea, los primeros por su enorme sentido de la responsabilidad y nosotros por nuestro hedonismo y afán de buena vida, que queda tan bien reflejado en el dicho italiano de “il dolce fare niente”, sin embargo, y sin llegar a ese nivel, no hay porque dar tanta importancia a la idea de estabilidad, sobre todo dado el comportamiento ético, frente al trabajador de la mayoría de nuestras empresas, con un dicho bastante frecuente entre muchos miembros de la clase trabajadora “con el sueldo me engañarás, pero con el trabajo no”, que tan poco productivo hace el trabajo en nuestro país.
En esa cultura, la única forma de estabilidad laboral que he conocido, ha sido la que me ha permitido, pasar de un trabajo a otro, de forma que a lo largo de 52 años de vida profesional, han sido más las épocas en que he simultaneado alta en la seguridad social en dos empresas, que las que he estado sin trabajar, el alta simultanea ha sido debida a permanecer en situación de alta por periodo vacacional, siendo dado de alta en la otra empresa al iniciar mi actividad en la misma. Siendo una formación pluridisciplinar la única que puede permitir a un trabajador pasar de una empresa a otra con facilidad, y no tanto la especialización por alta que esta pueda ser, por cuanto solo le da acceso a puestos de su especialidad, que pueden ser fáciles en un momento determinado, y que se convierten en muy precarios transcurrido un tiempo, en que acceden a esa especialidad muchos más trabajadores, facilitando a las empresas el prescindir de aquellos trabajadores contratados anteriormente con mayores sueldos que los que pueden pagar después a los nuevos especialistas.

Escrito el 7 de Mayo de 2011, hace más de 2 años