Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Rincón web de HellenFaus_ViajarSolo
Hellen  Faus Gallejones

Opiniones sobre lo nuestro

Tratando de comentar lo que realmente nos preocupa

Hellen  Faus Gallejones

Este fin de semana seguro que todos nos hemos quedado impactados por la noticia del accidente del Costa Concordia de la afamada naviera Costa Cruceros.


Es impresionante que sucedan estas cosas, pero el hecho es que no hay nada exento de que ocurran desagradables accidentes. No es frecuente, pero cuando pasa, el ruido que hace es tremendo. Aviones, trenes, barcos… al ser transportes de un enorme número de personas y en tiempo lúdico, es decir, vacaciones, hace que el impacto mediático y social sea todavía mayor.


Estamos vinculados al mundo de los cruceros, por trabajo y también como “usuarios”. Además en mi caso,  por mi afición al mar y a la navegación (aunque nada tiene que ver un velero con un gigante de estas dimensiones) siempre que he viajado en estos enormes cruceros me he hecho las mismas reflexiones. En un caso de emergencia ¿realmente responderíamos todos tal como nos indican en el simulacro? Aquellos que nos enseñan dónde ir, como ponernos el chaleco, verdaderamente tienen una buena formación para reaccionar en un caso de emergencia real, o entrarían en pánico como cualquier pasajero? Está todo muy controlado con modernísima electrónica, pero ¿y si algo falla; dónde y cómo queda el papel humano, siempre decisivo en este entorno? El Capitán de estos buques, ¿actúa realmente como el de un barco mucho menor, o simplemente es un figurante de un gran equipo electrónico y humano?


Algo que sabemos bien todos los que tenemos algún contacto con el mar, es que es un medio totalmente ajeno a nosotros en el que nada somos. Donde jamás puede uno pensar que lo sabe todo o que todo lo tiene bajo control. Donde nunca hay que perder el RESPETO y hacerlo es un grave error, donde todos los sentidos tienen que estar puestos en esa impresionante masa azul que tiene vida propia.

No se sabe si ha sido un error humano o cuál ha sido la causa, aunque hipótesis, rumores y comentarios ya los hay a cientos. Lo que sí se sabe es que cuatro mil doscientas y pico personas han tenido una experiencia tremendamente fuerte y nada agradable que no van a olvidar en su vida. Que ha provocado la desaparición y desgraciada muerte de varios seres humanos, y aunque podamos decir “pocos” para lo que podía haber sido, nunca dejarán de ser pérdidas muy importantes. Que, al menos un español está entre estos desgraciados números, y eso de repente nos hace sentirnos más vulnerables. Y que en todos están esas imágenes, pensando que podría habernos ocurrido a nosotros.


La incógnita ahora es cómo afectará al mercado, a la idea de los cruceros, al turismo marítimo.
Dada la capacidad del ser humano de ir olvidando y habiendo ocurrido en invierno, intuyo que no será mucho. Sabemos que suele ser así. Hay accidentes  aéreos, contados, pero los hay, y nadie (o pocos) deja por ello de volar. Hay accidentes de carretera a diario, y todos seguimos utilizando los coches. No creo que esto marque muchas diferencias. A cualquiera en un momento dado nos puede caer una teja en la cabeza, y nunca podemos predecir lo que puede pasar. Pero ahora estamos temblando.

Lo que sí creo es que va a generar cambios en cuanto a la seguridad a bordo. Personalmente pienso que ha ido creciendo una prepotencia de que estamos por encima de todo y no es cierto, nunca se puede bajar la guardia y esto nos da una lección.
Viajar y recorrer el mundo está cada vez más al alcance de cualquiera, pero no puede ser a costa de cualquier cosa,y aunque ahora el tema sean los cruceros, es extensible a todos los ámbitos.

No se pueden reducir costes si eso va a reducir medios. No se pueden rebajar sueldos que reducen el sentido de pertenencia a un trabajo con su responsabilidad. No se puede rebajar la formación que reciben las personas que van a desempeñar una labor fundamental en un caso de emergencia. No se puede pedir más de lo que se da. Hay que tener todo esto bien cubierto, aunque la esperanza es que nunca haya que ponerlo en juego. Porque cuando llega el momento… es cuando uno se plantea muchas cosas.

Ha sido una tragedia y poco más se puede decir.

Respeto y responsabilidad, son las dos palabras que se me ocurren para terminar esta reflexión.

Tags: crucero, accidente, costa concordia, costa crucero, navieras, turismo, viajes, cruceristas, naviera
Licencia: Reconocimiento
Añadir comentario 2 comentarios
Hellen  Faus Gallejones

Nota: evidentemente me refiero al Costa CONCORDIA!!!!
Se me ha metido en la cabeza el Costa Serena y no hago más que cambiar el nombre (y no encuentro donde editar el post!)

Escrito el 16 de Enero de 2012, hace alrededor de 1 año
Lola Buendía
#2 Lola dice:

Hellen, te he enviado privado. El enlace para editar te debe aparecer al final del post.

Escrito el 16 de Enero de 2012, hace alrededor de 1 año