Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Grupo HUELVA LA LUZ

Blog del grupo HUELVA LA LUZ

Alfonso Vargas S√°nchez
Publicado por vargas el 8 de Octubre de 2012

Esta expresi√≥n encierra la misi√≥n con la que en 2011 la Universidad de Huelva, a trav√©s de su grupo de investigaci√≥n en turismo (GEIDETUR), lanz√≥ la revista cient√≠fica¬†ENLIGHTENING TOURISM. A PATHMAKING JOURNAL, con una proyecci√≥n a escala global y a la que cualquier persona interesada puede acceder libremente a trav√©s del siguiente enlace:http://www.uhu.es/publicaciones/ojs/index.php/et. No en vano esta es la tierra de la luz y nuestra marca tur√≠stica es ‚ÄėHuelva, la Luz‚Äô.
Y con ese mismo lema, durante los d√≠as 13 y 14 de septiembre tuvo lugar en N√°poles (Italia), el 1er Congreso Internacional de dicha revista, que reuni√≥ a 140 participantes de 16 pa√≠ses. En √©l se presentaron 60 trabajos en 16 sesiones paralelas, m√°s un taller para doctorandos en el que se discutieron 8 trabajos en curso. Se a√Īade a todo ello cuatro lecciones magistrales de otros tantos conferenciantes invitados de primer nivel internacional.
Entre todo ello, quisiera recoger seguidamente, a modo de flashes, algunas ideas relativas a un tema que a algunos en Huelva nos ha ocupado bastante (nuestras publicaciones, en éste y otros temas, pueden consultarse en:http://www.uhu.es/GEIDETUR/investigadores2.htm), pese al escaso interés que suele despertar en nuestro entorno, y que en este congreso internacional ha tenido un protagonismo singular por el tratamiento que ha recibido de especialistas en la materia, tanto del mundo académico como del profesional: el papel de las comunidades locales, de la población residente, en el turismo y su desarrollo.
-La perspectiva tradicional ha sido la de un desarrollo turístico al servicio de las necesidades del visitante, sin tener en cuenta las de quienes viven en el lugar de destino de los flujos turísticos. Hoy en día, sin embargo, no cabe concebir el desarrollo de este sector sin la capacidad de conciliar ambas perspectivas: la del turista/excursionista y la del residente. Un lugar agradable para vivir suele ser un lugar agradable para visitar: el turismo pensado tanto para los visitantes como para los locales, donde ambos ganan.
-Sin la aceptaci√≥n de la comunidad local ning√ļn proyecto tur√≠stico ser√° sostenible, para lo cual es primordial articular v√≠as de informaci√≥n y participaci√≥n. Un desarrollo tur√≠stico sin una adecuada planificaci√≥n puede dar lugar a situaciones de conflicto entre ambos colectivos y hasta de antagonismo, en el que el turismo termina siendo rechazado por las comunidades receptoras.
-Téngase en cuenta que para el turista el lugar que visita es su destino (habitualmente de ocio), mientras que para el residente es su hogar. Aquel sólo está de paso y no suele sentirse concernido por el futuro de ese lugar como consecuencia de los impactos del turismo; éste vive permanentemente allí, y experimenta cotidianamente (a veces se beneficia, a veces sufre) las consecuencias del turismo, que pese a ser una industria sin chimeneas no es una actividad económica neutra: genera impactos económicos, sociales y ambientales, tanto positivos como negativos. Aquel no suele sentir apego a la comunidad que visita; éste sí, porque es de allí y/o vive y trabaja allí; aquél suele romper con las reglas que estos aplican cotidianamente en sus vidas, pudiendo generar situaciones incómodas.
-El turismo, en suma, debe planificarse para servir a los turistas y a los locales, no s√≥lo para evitar posibles conflictos y hasta antagonismos, sino porque la implicaci√≥n de la comunidad local representa un valor a√Īadido y hasta una ventaja competitiva: el uso de la cultura y recursos locales a√Īade autenticidad a la experiencia; permite promocionar los productos y las tradiciones locales; su participaci√≥n hace que estas comunidades sean m√°s hospitalarias, y la hospitalidad, el saber acoger, es la esencia del turismo; refuerza el orgullo y el sentido de pertenencia, la identidad como colectivo; las comunidades locales son generadoras de productos tur√≠sticos.
-Reconozcamos, pues, que el turismo hemos de desarrollarlo, primera y principalmente, en beneficio de nuestra propia comunidad, con un modelo aceptado por ésta y en el que sus miembros, quienes allí viven, son parte activa. Los primeros propagadores de un destino turístico han de ser sus propias gentes; los primeros beneficiarios, porque mejora su calidad de vida, son quienes residen en el lugar que acoge el turismo. El mercado es importante, pero la comunidad local también, a la hora de definir el modelo de desarrollo deseado para un determinado territorio. A la visión del mercado hemos de sumar la de un turismo visto a través de los ojos de quienes moran y trabajan allí.
-El turista, no lo olvidemos, se mezcla con los lugare√Īos en playas, restaurantes, locales de ocio, etc., y la cultura de la hospitalidad no existe si no est√° enraizada en la comunidad local, que debe sentirse propietaria de su destino (de su futuro) a trav√©s de la participaci√≥n e implicaci√≥n en los procesos de planificaci√≥n tur√≠stica y en sus operaciones.
-El destino turístico es la comunidad local y la comunidad local es el destino turístico. El turismo influye en la comunidad local (la transforma, física y sociológicamente), pero la comunidad local también influye en el turismo (lo acepta o lo rechaza, lo favorece o lo perjudica). Los productos se co-crean a través de esta interacción, de la que depende la satisfacción final y, por tanto, el éxito. Es una relación compleja de ida y vuelta, que es preciso gestionar bien. Por eso es tan importante tener personas especializadas y capaces al frente de un destino turístico.
Con esto me despido, con la esperanza de haber arrojado un poco de luz sobre algo en lo que nos jugamos buena parte de nuestro futuro colectivo.

Tags:
Licencia: Reconocimiento
A√Īadir comentario 0 comentarios