Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Rincón web de canalis
Xavier Canalis

blogTur

Comentarios y análisis sobre la actualidad turística

Xavier Canalis
Publicado por canalis el 22 de Enero de 2013

“The truth about Magaluf” es un duro documental emitido por la BBC, de 54 minutos de duración, en el cual una reportera nos presenta “el lado oscuro” de esta zona turística del municipio de Calvià, Mallorca. En este post, resumimos los aspectos más destacados del reportaje.

“Cada verano, miles de jovenes británicos viajan a Magaluf, en Mallorca, no tanto por el sol, sino por lo que ocurre cuando el sol se pone”. Así es como arranca el reportaje que la BBC emitió hace unos días.

La reportera Stacey Dooley recorre las calles de esta zona turística, donde descubrirá “la cara oscura de este resort”. Las imágenes nos muestran un sitio bastante salvaje, lleno de jóvenes bajo los efectos del alcohol y conducta desinhibida.

La periodista acompaña a los agentes de policía y conductores de ambulancia que trabajan “diariamente en medio del caos” de este “paraíso de la fiesta”. Una sanitaria explica, por ejemplo, el caso de una joven turista de 16 años que, tras ser atacada, fue violada.

Y por aquí y por allá, imágenes de turistas borrachos que ya no se sostienen en pie. También se destacan los robos así como los casos de balconing.

Todo esto, por cierto, aparece en el resumen de 1 minuto 40 segundos al inicio del programa.

Alcohol siempre presente

Luego se ve cómo los turistas pueden comprar alcohol barato a cualquier hora y en cualquier lugar, sea la playa o la discoteca; jóvenes que se despelotan… Y al llegar la noche, la reportera explica que en Magaluf compiten fieramente 200 bares.

Al día siguiente, la periodista trabaja en un bar, donde se preparan combinados alcohólicos de tamaño XXL y una vez la gente está desinhibida, se llevan a cabo juegos sexuales como “The erection challenge”.

La periodista entrevista a Álvaro Reyes, propietario del bar. ¿No sería mejor que cobrara las bebidas más caras, para que la gente no se emborrachara tanto?, le pregunta. A lo que el propietario responde: “El sistema funciona y yo tengo que competir con esos hoteles que ofrecen Todo Incluido”.

La periodista explica que la avenida principal de bares, de 800 metros de longitud y donde algunos fines de semana llegan a concentrarse 20.000 personas, con el alcohol barato omnipresente, constituye todo un “peligroso cóctel”.

Violaciones

Así que Stacey Dooley se sube a una ambulancia para ver por dentro el turno de noche. Debido a las drogas y al alcohol, este verano hemos visto más violencia, incluidas violaciones de chicas, algunas menores de edad, dice uno de los sanitarios. De 15 a 20 violaciones o intentos de violación en verano, ratifica.

“Da miedo ver cómo estas chicas que vienen aquí son tan vulnerables”, dice la reportera ante la cámara.

En un momento dado, el conductor dice que en verano otras zonas de Palma de Mallorca se quedan sin ambulancia debido a que la mayoría de vehículos de emergencia tienen que concentrarse en estas zonas problemáticas. ¿Y si ocurre algo? Pregunta ella. Queda el servicio en espera, responde el técnico.

La ambulancia sigue su recorrido por otros puntos turísticos y así seguimos viendo más borrachos tirados por el suelo. “La atmósfera aquí es terrible, tensa”, dice la reportera.

Balconing

Luego hablan del balconing. El problema no es tanto que quieran tirarse a la piscina desde el balcón, sino que tienen una intoxicación etílica tan severa que intentan pasar de balcón a balcón, no ven el peligro y se precipitan al vacío, explica el sanitario. Este año hemos llegado a 40 casos de caída, añade, de los cuales 12 fallecieron.

Al día siguiente, recorrido por un hotel, donde la reportera acompaña a las limpiadoras de habitaciones. A veces encontramos semen en los vidrios de los balcones, dicen. Y como tiran mesas y sillas fuera, han tenido que numerarlas para saber a qué habitación pertenecen.

Después habla con el chico de recepción que estaba de guardia el día que una chica cayó desde la habitación 308, en mayo de 2012, mientras hacía balconing, muriendo en el acto. “Es lo peor que he visto en mi vida”, dice el joven, que reconoce además pasar miedo “muchas veces” cuando tiene que tratar con huéspedes ciegos de alcohol en el turno de noche.

Muertes por alcohol

El siguiente acto nos lleva al Instituto de Medicina, donde entrevista a Javier Alarcón, médico forense. ¿Cuántos turistas han muerto por causas que usted atribuya al consumo excesivo de alcohol?, pregunta la reportera. “He hecho 60 autopsias en lo que va de año y muchas de ellas están relacionadas con el consumo de alcohol y drogas”, responde.

“Es muy duro pensar que una persona joven termina aquí sus días de este modo”, añade. Y todo esto, en la misma habitación donde se realizan las autopsias.

Y llegamos a una parte bastante interesante, cuando Stacey va a preguntar a los residentes del municipio cómo ha cambiado Magaluf en las últimas décadas.

“La gente es diferente. Antes venían familias, ahora sólo recibimos jóvenes que quieren beber”, dice una comerciante. “Queremos turismo, claro, ¡pero no este turismo!”. Porque el tipo de turismo actual, añade, ha traído otro mal: ladronas que se hacen pasar por prostitutas para engañar a los turistas.

Así que los siguientes pasos de Stacey la encaminan hacia la zona donde se concentran las prostitutas-ladronas o ladronas-prostitutas. Porque a estas alturas del reportaje que estoy viendo a través de Youtube, ya todo me parece tan sórdido que no vamos a entrar a discutir si son galgos o podencos.

“Cada vez que ven a un borracho, se acercan hacia él”, nos relata Stacey desde su puesto de observación. El propietario de una pizzeria lo confirma, dice que las prostitutas de esta zona forman parte de un grupo de 20 a 30 mujeres, que actúan impunemente.

De lejos, se ven los borrachos deambular a trompicones, tambaleándose, como si fueran zombis. Y a continuación la cámara recoge en efecto cómo se les acercan algunas mujeres, que intentan robarles la cartera.

“Es tan obvio lo que hacen estas mujeres, ni siquiera tratan de disimular, se aprovechan de los borrachos, están vulnerables…”, dice Stacey. Y a continuación dice ante la cámara: las autoridades, que saben que esto está ocurriendo, deberían hacer algo. “¡El turismo es lo más importante para esta isla! Si ganas dinero gracias a los turistas, tienes que protegerlos!”.

Peleas

En la parte final del reportaje, Stacey acompaña a dos policías locales de patrulla, los cuales reconocen que se ha producido un incremento de incidentes relacionados con el consumo de alcohol. Es decir, se producen más peleas.

Después los agentes detectan le llegada de prostitutas y explican a la reportera que en España la práctica de la prostitución no está prohibida.

Como en realidad esas mujeres son ladronas, añaden los agentes, podrían detenerlas por robo. Pero para ello necesitan o bien pillarlas con las manos en la masa, o bien la denuncia de una víctima, añaden los policías.

La reportera habla con una de ellas. Es nigeriana. Dice que ella no roba, que sólo se prostituye. Según añade la periodista, este pasado verano la policía identificó cerca de 200 prostitutas.

De nuevo la periodista reflexiona ante la cámara. La gente con la que ha hablado –los empleados de hotel, los conductores de ambulancia, comerciantes, policías…- dicen que la cosa empeora progresivamente. “Si esto sigue así, ¿dónde estaremos en tres, cuatro o cinco años?”.

"A otros destinos turísticos les pasa lo mismo"

Antes de despedirse, la reportera visita al alcalde de Calviá, Manuel Onieva. “Evidentemente cuando 20.000 jóvenes diariamente se juntan para divertirse significa problemas de seguridad, excesos en el alcohol, problemas colaterales como la prostitución…”. Pero son problemas que tienen otros destinos turístico del mundo, añade el alcalde.

“Me encantaría cambiar muchas cosas, pero la inmensa mayoría de cosas que me gustaría cambiar no está en mis manos”, dice el alcalde.

En el reportaje de la BBC no hay ninguna mención a los proyectos de renovación turística de Magaluf. Ver Los hoteleros de Palmanova-Magaluf invertirán este invierno 41,5 M € en reformas así como Meliá Hotels International concluye con éxito la primera fase de su proyecto Calviá Beach Resort.

Lo cierto es que la marca turística España suele evocar el concepto de fiesta. Sin embargo, se trata de un arma de doble filo. Esta vinculación puede generar importantes negocios e incluso ayudar a reposicionar hoteles, pero también puede hundir reputaciones y causar muchas molestias. Ver también el reportaje Fiesta: un arma de doble filo para España.

Tags: márketing de destinos
Licencia: Reconocimiento
Añadir comentario 3 comentarios
ALFONSO  CUADRILLERO
#1 ALFONSO dice:

Alguna vez ha venido turismo, sobre todo inglés, a nuestro país con la idea de no beber ni gota de alcohol? De qué estamos hablando ?

Buena o mala, nuestra oferta ha sido mediterránea. La persona que acuñó la frase: turismo de borrachera hizo un flaco favor al turismo. Y lo dice alguien que por razones de edad, vivió (como joven espectador de 10 años), las noches locas de Calella de la costa; la denomimada "calella de los alemanes"; Eso en los años 70; y en los 80, también en el sur de Palma. Solo había alemanes y después ingleses.

Y ahora resulta que un programa de televisión inglés expliva LO QUE HACEN SUS COMPATRIOTAS; QUE SON LOS QUE BEBEN O, MEJOR DICHO, LOS QUE NO SABEN BEBER, QUIZÁ PORQUE VIENEN A BEBER AQUI LO QUE NO PUEDEN EN SU PAIS.

El cuadro no es el de nuestro país: es, sin duda, el del suyo. Son ellos que deben poner remedio. Hace años que les he visto subir las escaleras a cuatro patas. Nuestro país no es La Meca de la borrachera. Es su debilidad como personas. O acaso sólo ocurre en España ?

Considero inadmisible que se haga un reportage de este tenor, en el que con aviesa habilidad se intente transmitir la idea de que los pobres ingleses vienen a nuestro país engañados y aquí se emborrachan, roban, violan, etc.

Esto no es nuevo: la diferencia, la gran diferencia es que ahora, encima, llevan en la sangre el gen de su conflictividad social que transforman en violencia. Pero repito, ese no es nuestro problema ni el de nuestra oferta turística.

Hay miles de ciudadanos ingleses, alemanes de todos los paises que vienen a nuestro país; disfrutan, van de juerga, se lo pasan en grande y no generan problema alguno.

Hay mucho menos de miles de ciudadanos ingleses, alemanes de todos los países, que vienen cargados de conflitividad social, que han de sacar por algún sitio.

Cómo los segmentamos? Cómo evitamos que entren en nuestro país?
Es legal hacer eso?

Las broncas vividas en Lloret de Mar, no fueron broncas de borrachos; sino de gente violenta que expresa así muchas, demasiadas. cosas.

Los que somos padres, y nuestros hijos, en razón de su edad, acuden a bares, discotecas, etc., nos invade el gran temor de la violencia. Aquí nos ocurre lo mismo. La violencia como válvula de escape es frecuente en centros de diversión nocturna.Y que yo sepa, no se pone remedio.

Cómo evitar, pues, los desmanes de quienes nos visitan si no somos capaces de evitar los propios?

No nos debe de invadir nuestro inveterado complejo de inferioridad. Sentirnos injustamente responsables, cuando no culpables, de lo que ocurre.

Hablaba antes de una diferencia consistente en la aparición de la violecia en el comportamiento de determinadas gentes. Frente a esa diferencia, surge otra no menos importante: la del principio de autoridad que aquí no tenemos.

Pongo un ejemplo; hace un par de años, Londres y otras ciudades inglesas, vivieron jornadas de gran violencia social, trasladada a desórdenes mayúsculos en las calles. Altercados, agresiones, destrozos, etc.

Aquí nace la otra gran diferencia: los implicados -gran parte de ellos- , a las 48 por no decir las 24 horas, estaban delante de un Juez: tenían un problema.
En nuestro país, eso no ocurre. El problema, entonces, lo tenemos el resto; o sea la sociedad.

Escrito el 22 de Enero de 2013, hace 8 meses
Daniel Velarde

Buenas tardes Xavier.

La primera pregunta que me hizo mi profesor de Estructura del Mercado Turistico cuando empecé a estudiar turismo, (hablo del primer día....) fue: ¿ "Crees que 4 Hoolingans de cualquier equipo de futbol, que vienen a emborracharse a un playa española, son turistas?" Yo dije. -No... por supuesto que no.-A lo que me respondió: -"Pues te equivocas hijo, esos también (se) cuentan".

Efectivamente este tipo de reportajes son bastante impactantes y siempre que hay juventud de por medio tiende a pensarse de quien es la culpa- Tal como hacemos cuando en vez de hablar de turistas, hablamos de los reportajes de "callejeros" en los que aparecen jovenes que se reunen en torno a una macrodiscoteca en las afueras de cualquier poligono industrial de alguna de nuestras ciudades... ¿qué les atrae? ¿de quien es la culpa de que estén ahi?

Creo que de todos un poco. Todas las partes implicadas han puesto un granito de arena, haciendo o "dejando de hacer" su labor correctamente. Y voy a intentar ser lo mas breve posible:

Sospecho que un altísimo porcentaje de esos jovenes llegan a Palma en vuelos Low Cost. Bien con la intención de dormir en un saco en la playa, o bien en algún hotel asequible que haya permitido a alguna Agencia de su pais de origen montar un paquete supereconomico donde se les vende precisamente eso: FIESTA . No se les está vendiendo cultura, ni excursiones, ni circuitos, ni estancias en hoteles de categoría donde podras disfrutar de un Todo Incluido tal como dicen en el reportaje. Eso es para otro tipo de cliente (de 45 - 90 años). A ellos les están vendiendo FIESTA. Ve a España y Desparrama lo que puedas en 48h. y todo por 50GBP. El Emisor, es por tanto responsable en parte.

Por otro lado, efectivamente entran en juego las Administraciones, que subvencionan esos vuelos LOW COST... en busca de numeros. y de esos records de pasajeros recibidos. ¿a costa de qué? De que baje paulatina e incesablemente el nº de noche de estancia de los turista, de que gasten menos durante ella, de que nos cueste dinero tenerles aqui, puesto que tal como dice Alfonso y en esto si estoy de acuerdo con él, esos destrozos, ambulancias, asistencias sanitarias, arreglos, cuestan un dinero del que nadie pide responsabilidades. El que Administra y Legisla, tiene su responsabilidad en el asunto entonces.

Y por ultimo de todos es sabido, y Hosteltur ha publicado mucho sobre ello, que con el sistema TodoIncluido, se pierde más que se gana. A cambio de un precio ajustado, todo estará pensado para que el cliente apenas salga del hotel y por tanto no consume, no hace excursiones, no se empapa del entorno,etc etc etc.... Esto mi abuelo lo llamaba "pan para hoy y hambre para mañana", aunque los hosteleros de bares y restaurantes aledaños, ya están pasando hambre hoy. Por tanto, ¿como van a poner las copas más caras? Ese turista no va a pagar las copas más caras. En todo caso buscará un lugar donde comprar la bebida y hacer botellón.

En definitiva Xavier. No hablan del nuevo proyecto de Magalluf ni del de Melia en Calviá, porque no estarían hablando del mismo turista. Esa es otra historia.

Un saludo

@Daniel_Velarde_ ;-)

Escrito el 22 de Enero de 2013, hace 8 meses
Jesús Fernández García
#3 JFG dice:

Como preámbulo, debo decir que conozco bien Magalluf y su problemática. He dirigido un Hotel (no diré nombre) y he sufrido la mayoría de los hechos que se relatan en el reportaje de la BBC (lo he visionado completo).

Tengo claro las razones de haber llegado a esto:

>EXCESO de oferta respecto a la demanda. Consecuencia: precios "tirados"

>BAJISIMO nivel social del visitante, derivado de los precios.

>ALCOCHOL "a gogo", barato y sin medida (a diferencia de su País)

Solo queda seguir el ejemplo de Sol-Melia: regenerar la zona totalmente y elevar, consecuentemente, los precios. Es la mejor manera de seleccionar al cliente. El problema seguirá siendo, a pesar de ello, la mala imagen del producto Magalluf. Costará reconvertirlo. Puede que tengan que cambiar/disfrazar el nombre en el futuro. La alternativa es CALIDAD (no ignoro que supondrá inversión,tiempo y esfuerzo.....además de reciclar todo).

Escrito el 22 de Enero de 2013, hace 8 meses