Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Rinc贸n web de Hotel_up
Juan Antonio  Mota Navarro

El blog de Juan Antonio Mota

Reflexiones e ideas sobre Marketing Hotelero y Comunicaci贸n 2.0// www.hotelup.es

Juan Antonio  Mota Navarro
Publicado por Hotel_up el 25 de Marzo de 2013

聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽

Te levantas un d铆a cualquiera y Google Reader ya no est谩. Es, como si de repente, ese temor que tenemos cuando disfrutamos de aplicaciones gratuitas se hiciera realidad y te preguntas qu茅 ha pasado para que tan apreciado y 煤til servicio lo exterminen, sin m谩s, de tu vida cotidiana.
Pasada la etapa de asombro empiezas a analizar la situaci贸n y las reacciones que ha generado en diferentes blogs y redes sociales la extinci贸n de Google Reader.
Obviamente la valoraci贸n de esta herramienta depender谩 de su uso y utilidad y en este sentido comulgo expresamente con el post de Enrique Dans cuando textualmente dice "la eliminaci贸n de Reader es un aut茅ntico disparo en la l铆nea de flotaci贸n".
No se trata de una actitud caprichosa. Es simplemente que Google Reader, a pesar de contar sin actualizaciones desde Noviembre 2011, es esa herramienta en la que pasas gran parte de tu tiempo no solo leyendo, clasificando o demorando informaci贸n seg煤n tus intereses sino que te permite investigar de forma ordenada y concisa.
A un solo golpe de vista, a modo de titulares, eliges y desechas. Realmente, una herramienta insustituible que, a d铆a de hoy, no tiene sustituto que se le equipare aunque existan otras soluciones a las que podamos acudir para remediar el efecto de su ausencia.
Pero lo peor de todo y sin entrar en un discurso fatalista ni en una quiz谩s justificada rabieta es la presumible y m谩s notable justificaci贸n de su ausencia: la ca铆da del uso del servicio.
En fin, parece que el modo en que evolucionamos consumiendo informaci贸n enfatizando el foco de nuestra atenci贸n en las redes sociales y su flaqueza frente a los dispositivos m贸viles convierten a Google Reader en un producto a帽ejo, uno de esos ancianos tecnol贸gicos recluidos al asilo de la memoria.
聽Y, en realidad, es como si mezcl谩ramos de nuevo los conceptos ya que una determinada herramienta (Facebook, Twitter, etc) tendr谩 su utilidad seg煤n c贸mo responda a diversos tipos de necesidades, a su propia aplicaci贸n en el contexto que la situemos, a nuestra voluntaria decisi贸n de c贸mo consumir y usar la informaci贸n.
Y en este sentido creo que se ha desestimado a sus incontables usuarios no primando el valor de la herramienta y su servicio sobre intereses econ贸micos, de coste interno pero nunca sujeto a la fidelidad de un usuario adepto probablemente a m谩s de un producto de Google.
Este golpe bajo, a pesar de sus conocidos recortes de primavera, pod铆a haberse encauzado con un m铆nimo de estrategia ya qui茅n sacrifica de modo tan exponencial la confianza de sus seguidores est谩 llamado a perder enteros y ya se sabe que este tipo de cosas no suelen caer en el olvido por mucho y muchos que migremos a Feedly, por ejemplo, o recojamos miles de firmas para retornar a lo que no debi贸 de haber ocurrido.
Creo sinceramente que Google ha tirado piedras a su propio tejado porque ha puesto en peligro la percepci贸n de su marca ante el usuario pero, sobre todo, ese bien inestimable que debe regir las relaciones entre empresas y clientes: la confianza.
Y esa es una pieza fundamental que no debe descuidarse a pesar de su incuestionable preponderancia.

Te levantas un d铆a cualquiera y Google Reader聽ya no est谩. Es, como si de repente, ese temor que tenemos cuando disfrutamos de aplicaciones gratuitas se hiciera realidad y te preguntas qu茅 ha pasado para que tan apreciado y 煤til servicio lo exterminen, sin m谩s, de tu vida cotidiana.

Pasada la etapa de asombro empiezas a analizar la situaci贸n y las reacciones que ha generado en diferentes blogs y redes sociales聽la extinci贸n de Google Reader.

Obviamente la valoraci贸n de esta herramienta depender谩 de su uso y utilidad y en este sentido comulgo expresamente con el post de Enrique Dans cuando textualmente dice "la eliminaci贸n de Reader聽聽es un aut茅ntico disparo en la l铆nea de flotaci贸n".

No se trata de una actitud caprichosa. Es simplemente que Google Reader, a pesar de contar sin actualizaciones desde Noviembre 2011, es esa herramienta en la que pasas gran parte de tu tiempo no solo leyendo, clasificando o demorando informaci贸n seg煤n tus intereses sino que te permite investigar de forma ordenada y concisa.

A un solo golpe de vista, a modo de titulares, eliges y desechas. Realmente, una herramienta聽 insustituible聽que, a d铆a de hoy, no tiene sustituto que se le equipare aunque existan otras soluciones a las que podamos acudir para remediar el efecto de su ausencia.

Pero lo peor de todo y sin entrar en un discurso fatalista ni en una quiz谩s justificada rabieta es la presumible y m谩s notable justificaci贸n de su ausencia: la ca铆da del uso del servicio.

En fin, parece que el modo en que evolucionamos consumiendo informaci贸n聽聽enfatizando el foco de nuestra atenci贸n en las redes sociales聽聽y su flaqueza frente a los dispositivos m贸viles聽convierten a Google Reader en un producto a帽ejo, uno de esos ancianos tecnol贸gicos recluidos al asilo de la memoria.

Y, en realidad, es como si mezcl谩ramos de nuevo los conceptos ya que una determinada herramienta (Facebook, Twitter, etc) tendr谩 su utilidad seg煤n c贸mo responda a diversos tipos de necesidades, a su propia aplicaci贸n en el contexto que la situemos, a nuestra voluntaria decisi贸n聽de c贸mo consumir y usar la informaci贸n.

Y en este sentido creo que se ha desestimado a sus incontables usuarios no primando el valor de la herramienta y su servicio sobre intereses econ贸micos, de coste interno pero nunca sujeto a la fidelidad聽聽de un usuario adepto probablemente a m谩s de un producto de Google.

Este golpe bajo, a pesar de sus conocidos recortes de primavera, pod铆a haberse encauzado con un m铆nimo de estrategia聽聽ya qui茅n sacrifica de modo tan exponencial la confianza聽de sus seguidores est谩 llamado a perder enteros y ya se sabe que este tipo de cosas no suelen caer en el olvido por mucho y muchos que migremos a Feedly, por ejemplo, o recojamos miles de firmas para retornar a lo que no debi贸 de haber ocurrido.

Creo sinceramente que Google聽ha tirado piedras a su propio tejado porque ha puesto en peligro la percepci贸n de su marca聽聽ante el usuario pero, sobre todo, ese bien inestimable que debe regir las relaciones entre empresas y clientes: la confianza.

Y esa es una pieza fundamental que no debe descuidarse a pesar de su incuestionable preponderancia.聽

Tags: Redes Sociales, Marca, Informaci贸n, Fidelizaci贸n, Confianza
Licencia: Reconocimiento
A帽adir comentario 0 comentarios