Posts 11600 posts Fotos 8851 fotos Camara 1531 videos Comment 86 podcasts Author 6419 usuarios Grupos 235 grupos Bulb 493 ideas
Rincón web de manuelfiguerola
Manuel Figuerola

REFLEXIONES PARA UN CAMBIO

Se considera en estos momentos necesario, hacer una especie de alto en el camino del estudio de la evolución turística, y valorar que hemos hecho bien, mal o quizás no hayamos hecho. Por tanto el objeto de este blog no pretende otra finalidad, que reflexionar con la ayuda de todos, para poder establecer líneas de análisis y reflexión que permita la construcción de un turismo más de acuerdo con los principios de la sostenibilidad, la eficiencia y la ética.

Manuel Figuerola
Publicado por manuelfiguerola el 9 de Julio de 2013

A principios de a√Īo afirmaba "que la contribuci√≥n del Turismo al PIB espa√Īol podr√≠a haber superado el 11% en 2012, frente al 10,65% alcanzado en 2011". Es una realidad que tal pron√≥stico se ha cumplido. A principios de a√Īo, mis primeras estimaciones, seg√ļn se pueden comprobar en la entrevista que me publicaron en la revista NEXOTUR, en el mes de enero,¬† para el a√Īo 2012, presentaban una variaci√≥n posible entre el 11,1¬† y el 11,3 ¬†% de contribuci√≥n al PIB nacional. Hoy puedo decir, tras la publicaci√≥n de las diferentes estad√≠sticas finales referidas a dicho a√Īo, y tras sensibilizar numerosas variables, que la participaci√≥n se ha quedado en el 11,06 %. Es decir, un porcentaje ligeramente inferior al valor menor que hab√≠a anticipado.

La raz√≥n o pregunta que se formulan numerosos expertos ¬Ņa qu√© se debe el aumento del peso del Turismo en la econom√≠a espa√Īola? no se justifica solo con el argumento aritm√©tico repetido en otras ocasiones a una pregunta similar. "Si el numerador crece relativamente m√°s que el denominador, por una simple relaci√≥n matem√°tica el cociente es superior". En ese sentido, el conjunto del turismo en valores absolutos creci√≥ el 2,2 % y el PIB nacional decreci√≥ el 1,4 %. Como consecuencia, se produjo una variaci√≥n positiva de la participaci√≥n del turismo de casi cuatro d√©cimas, que es un crecimiento, entiendo que bastante alto.

La pregunta a la que deberemos encontrar respuesta ahora es saber, si se mantendr√° la l√≠nea ascendente durante 2013. Mis expectativas y las conclusiones que obtengo de los datos actuales, me permiten ser afirmativo. Es evidente que la coyuntura tur√≠stica, especialmente la que se refiere a la componente internacional nos conduce a dicho pron√≥stico. Compru√©bese que hasta finales de mayo el crecimiento del turismo extranjero -medido en personas- aument√≥ el 3,9 %; y los ingresos o gasto del turismo internacional para la misma variable, en t√©rminos de EGATUR se increment√≥ el 7,9 %. Valores que permiten creer, que como m√≠nimo, el aumento real en euros durante todo el a√Īo 2013, sin lugar a dudas superar√° el valor del 2,2 % del 2012, y podr√° acercarse como media al 4 %.

Pero ante tal crecimiento, surge una pregunta decisiva ¬ŅHasta d√≥nde podr√° llegar la repercusi√≥n del turismo?¬† Esta pregunta la he contestado numerosas veces. Y considerando una situaci√≥n estable o estructural, no coyuntural, en la que no se debiera el peso del turismo a circunstancias aleatorias, podr√≠a responderla de nuevo, se√Īalando lo que siempre he contestado. En un entorno de normalidad, y si lo dese√°ramos, en un per√≠odo entre cinco y ocho a√Īos, podr√≠amos alcanzar el 14 % del PIB. Y dentro de diez a√Īos, a finales del 2022 el 15 %. Es posible que para algunos expertos el dato les resulte exagerado ¬ŅPor qu√©? Pienso que ello no ser√≠a otra cosa que aprovechar nuestras rutinas, capacidades y competencias. Y sobre todo ser coherente con lo que tenemos. Una econom√≠a m√°s dependiente de los servicios, y espec√≠ficamente del turismo, no debiera ser considerada de desajustada, ineficiente y sobre todo anormal.

 

Ahora bien, pienso que es necesario aceptar, que hoy, el Turismo en Espa√Īa, no funciona siguiendo un modelo excelente o casi perfecto, aunque la evidencia nos demuestre que ofrece resultados m√°s satisfactorios que el resto de la econom√≠a. Las razones de la progresi√≥n del turismo en cuanto a su mayor contribuci√≥n a la formaci√≥n del PIB espa√Īol las tenemos claras. Por lo que puedo responder sin dudar, que el turismo solo est√° funcionando algo mejor que el conjunto de la econom√≠a. Pero estar√≠a faltando a mis ideas sino abundara en el pensamiento, y dijera, que actualmente hay un gran desaprovechamiento de sus te√≥ricas capacidades. Potencialidades que mediante una pol√≠tica tur√≠stica m√°s din√°mica, estrat√©gica e innovadora, podr√≠amos materializar y elevar de manera sustancial la riqueza tur√≠stica.

No obstante lamento, que en conjunto en Espa√Īa, no exista una verdadera pol√≠tica integral de turismo, derivada de la unidad de mercado. En el plano acad√©mico dudo, que haya una verdadera pol√≠tica tur√≠stica de gobierno de Espa√Īa o del municipio X. Y especialmente estrat√©gica, fijando horizontes cuantitativos a diez a√Īos. Necesariamente, eficiente. Obteniendo los rendimientos que merece nuestra estructura tur√≠stica, y no aquellos que nos dejan. Obligatoriamente competitiva, sacando partido de tantos recursos,¬† posibilidades y destinos disponibles. Encontr√°ndonos por el contrario condenados a un crecimiento tur√≠stico, mediocre, ¬†exageradamente masificado y pobre en resultados.

 

Considero que el Plan nacional e Integral de Turismo tiene grandes carencias. Posiblemente requerir√≠a un seminario de veinte horas -como m√≠nimo- para detectar, explicar y orientar el cambio necesario en su proceso de desarrollo. Sin embargo explicar√© con brevedad y √°nimo constructivo mi reflexi√≥n a dicha insuficiencia. En primer lugar, falta la autocritica al pasado, que determine en t√©rminos concretos, lo que no est√° funcionando, que son muchas variables. En segundo lugar, es inexistente un cuadro cuantificado de objetivos, capacidades y potencialidades; siendo necesario que se determinen aquellos y se justifiquen sus prioridades. Y en tercer lugar, es necesario construir una matriz de relaciones entre actuaciones, medidas y pol√≠ticas y fines a conseguir. Es imprescindible avanzar en la aplicaci√≥n del conocimiento, configurando una matriz de innovaci√≥n que cruce los instrumentos innovadores y los espacios para innovar. Sin duda el PNIT tiene muy buenas intenciones, es coherente y pol√≠tico, pero no es un plan, ni integral, ni del turismo que Espa√Īa precisa.

 

Algunos administradores, empresarios y t√©cnicos creen que la falta de presupuesto reduce la eficacia de los resultados. Tal como he expuesto anteriormente, no creo que la efectividad del plan est√© condicionada al valor del presupuesto. Pienso, muy en contra de lo que opina gran parte de los ciudadanos, que en general no falta capacidad presupuestaria. Creo incluso que en muchos cap√≠tulos sobra. Mi experiencia personal dirigiendo varios planes estrat√©gicos regionales de turismo me llev√≥ al convencimiento que el problema no era la cuant√≠a presupuestaria, sino la enfermiza tendencia al gasto, la falta de imaginaci√≥n y de creatividad en las formas de actuar; y especialmente, el desconocimiento de nuestra verdadera competitividad. En ese sentido estoy plenamente de acuerdo con la pol√≠tica de recortes. El problema no est√° en la cuant√≠a, sino en los procedimientos. Por otra parte debo destacar que una de las actividades, sectores o ramas productivas que han de apoyar ahora la recuperaci√≥n econ√≥mica, y que menos requiere de la capacidad inversora es el turismo. Podr√≠a decirse, que el turismo pr√°cticamente tiene todo lo que necesita para reconvertirse de nuevo en el motor m√°s impetuoso del crecimiento espa√Īol.

 

De todas las maneras es necesario más apoyo por parte del Gobierno al Turismo. Pero no solo del gobierno central, sino también se necesita el apoyo de aquellos gobiernos de las comunidades autónomas, que son quienes tienen trasferidas casi todas las competencias, a excepción de la promoción en el exterior. Debiendo resaltar que es incuestionable una mayor ayuda institucional, que es la que falta. No gimiendo tanto por la económica. En ese sentido sería necesario el reconocimiento del turismo como "sector" estratégico de nuestra economía. Lo que significaría primero acorazar el normal desarrollo de sus actividades, ante actitudes interesadas y paralizantes. Significaría la aplicación de políticas impulsoras -no necesariamente generosas en subvenciones- pero si firmes en la neutralidad fiscal. Políticas contrarias a las intenciones de determinadas administraciones de intensificar gravámenes locales de bienes y servicios relacionados con la salud del turismo. Impidiendo la aplicación de tasas penosas e irritantes, especialmente las que tienen que ver con el transporte aéreo.

 

Creo que se entiende de mis palabras que no puedo ni debo dejar de aplaudir toda campa√Īa del gobierno a favor del turismo. Porque el turismo es nuestra gran oportunidad de obtener resultados extraordinarios. Resultados extraordinarios muy dif√≠ciles de alcanzar en otros sectores por la situaci√≥n que atraviesa el pa√≠s. Pero otra cosa distinta significa reconocer lo apropiado de la campa√Īa actual. Pienso que en esta ocasi√≥n, la¬† necesidad de la operaci√≥n es elevada y las acciones me parecen correctas. No obstante hay que considerar, que la demanda tur√≠stica se constituye por dos grandes segmentos -el turismo procedente del exterior, no afectado por la crisis econ√≥mica interna, y el turismo interior totalmente condicionado por aquella situaci√≥n. Por ello es l√≥gico que se impulse con mayor vehemencia, m√°s intensamente, la demanda internacional, ya que incluso los predictores de la OMT atestiguan o se√Īalan que la capacidad de crecimiento de ese segmento este a√Īo ser√° del 4 por ciento. Luego hay un horizonte muy potente para crecer.

 

Asimismo, nuestro gran problema y nuestra gran inc√≥gnita en la actualidad es la evoluci√≥n del turismo de los residentes, o turismo interior. Recientemente he terminado la especificaci√≥n y estimaci√≥n de una funci√≥n explicativa de la evoluci√≥n del comportamiento de la demanda domestica, con relaci√≥n al crecimiento econ√≥mico, que me permite afirmar -gracias a la consistencia y dominio de los estad√≠sticos de contraste- que el proceso est√° perfectamente delimitado. Por tanto me atrevo a decir, que la demanda interna, precisa el cambio de tendencia de la econom√≠a espa√Īola. Pero es evidente, que solo con un ligero crecimiento del PIB del entorno del 0,5 % interanual, veremos resultados sorprendentes, gracias a sensible elasticidad turismo / renta. Por tanto puedo decir, que a pesar de la tragedia del elevado n√ļmero de poblaci√≥n en paro, el turismo, el pr√≥ximo a√Īo 2014 ofrecer√° buenos resultados. Es importante manifestar, ¬†que durante el a√Īo 2012, en plena crisis social, financiera y econ√≥mica, la demanda tur√≠stica de los residentes en Espa√Īa s√≥lo decreci√≥ el 1,3 %.

 

Por otra parte no puedo sentirme completamente identificado con la opini√≥n de algunos medios de comunicaci√≥n que afirman que est√° siendo muy favorecido el destino Espa√Īa por los conflictos en otros pa√≠ses (Egipto, Turqu√≠a, Grecia‚Ķ) Ello es cierto, tal como podr√° comprobarse, cuando se disponga de los datos de junio y julio de FRONTUR. Sin embargo bastante menos de lo que algunos te√≥ricos han comunicado. Que incluso ha indicado que con tales conflictos, Espa√Īa salvaba la campa√Īa. En ese sentido ser√≠a absurdo negar la evidencia. Pero tambi√©n ser√≠a absurdo identificar o igualar en la cuant√≠a y en las modalidades los flujos de viajeros que visitan los pa√≠ses afectados y Espa√Īa. Es mala noticia para nuestro turismo justificar y apoyar el crecimiento en tales vaivenes de la demanda. El turismo que se pretende para Espa√Īa ha de consolidarse estructuralmente. Y solo, como algo circunstancial, debe aceptarse dichas desviaciones del mercado como soluci√≥n a nuestros problemas.

 

 

Para terminar deseo resaltar, que en el futuro ser√° vital para nuestra estructura tur√≠stica la aportaci√≥n que hagan los mercados emergentes. Esas nuevas formas de turismo ser√°n muy importantes para el equilibrio socio econ√≥mico del mercado que debemos conseguir. Es por ello que una de las estrategias determinantes del futuro tur√≠stico de Espa√Īa, ser√° adelantar la construcci√≥n de un modelo, que ponga el mayor √©nfasis en los nuevos segmentos. Tanto por el origen de sus mercados, como por la diversidad de su productos, como por el reconocimiento de su calidad. Por tal causa la Universidad Nebrija est√° trabajando en un proyecto de investigaci√≥n que promueve una reformulaci√≥n del producto tur√≠stico. En donde el fundamento consiste en valorar y proyectar el futuro, pero impulsando con intensidad la excelencia y optando por una matriz de innovaci√≥n, en donde los instrumentos para el cambio se apliquen en aquellos espacios tur√≠sticos necesitados (destinos, empresas y productos).¬†

Tags: Turismo, coyuntura, horizonte, pol√≠tica tur√≠stica, Espa√Īa
Licencia: Reconocimiento
A√Īadir comentario 2 comentarios
Clara Martín
#1 clara64 dice:

Interesante y riguroso análisis sobre la coyuntura turística actual sin duda su lectura es muy recomendable

Escrito el 9 de Julio de 2013, hace 3 meses
Auxiliadora Diaz Rodríguez
#2 madiaz11 dice:

Muy interesante este artículo. No dudo de las fortalezas del sector turístico para regenerar la economía. Pienso que hay que centrarse en las necesidades de los mercados emergentes y adaptarnos a ello.

Escrito el 10 de Julio de 2013, hace 3 meses